Ser Padres

Mi hijo lleva escayola: ¿cómo hay que cuidarla?

Los niños no paran, y es lógico, ya que tienen mucha vitalidad y quieren disfrutar de su infancia. Debido a este ajetreo pueden fracturarse algún hueso, ¿cuáles son los cuidados que hay que llevar a cabo si tienen que ponerle una escayola?

¿Alguna vez te has preguntado por qué los niños se rompen más los huesos que los adultos? El tejido óseo infantil tiene unas características que lo diferencian del adulto. Y estas mismas  peculiaridades condicionan a que la respuesta del hueso sea distinta y que se produzcan más fracturas.
Según un estudio de la Universidad Rovira i Virgilli de Tarragona, entre los 0 y 16 años un 42% de los niños se rompen algún hueso, y un 27% las niñas. La media de edad de estas roturas son los 15 años en los chicos y en las chicas alrededor de los 12 años.
¿Qué tipo de fracturas son las más comunes? Este estudio explica que las más frecuentes se dan en la extremidad superior: con un 45,1% en la muñeca, un 18,4% en el húmero y un 13,8% en la clavícula . Seguidas de ellas, están las fracturas en las extremidades derechas: , 15,1% en la tibia, y 7,6% en el fémur.
Si tu hijo se ha roto un hueso y han tenido que ponerle una escayola, seguro necesitarás algunos consejos básicos para cuidarla el tiempo que tenga que llevarla puesta. 
Nos da respeto cuando vemos que el vendaje le cubre gran parte de la zona y que no se pueden mover como lo hacían antes porque les impide hacer los movimientos habituales a los que están acostumbrados. Desde Ser Padres os damos algunos consejos que de lo que tenemos que tener en cuenta en estos casos. 

5 consejos para cuidar una escayola

Mantener la escayola en buen estado es fundamental para asegurar una correcta recuperación. Los niños tienen que entender que tienen que realizar menos actividad de la que están acostumbrados porque se tienen que curar. Y ahí entra en juego el papel de los padres que tienen que calmarles y transmitirles seguridad y confianza en que lo harán pronto si descansan más y mejor. Te damos 5 consejos para cuidar a tus hijos si tienen una escayola en alguna extremidad y que le impide moverse adecuadamente. El instituto The Children’s Hospital of Philadelphia da algunos tips que hay que tener en cuenta:
  1. No tocar ni apretar el yeso en las primeras 24 horas: este material no se seca rápidamente y puede estar húmedo pasadas las 24 horas desde su colocación. Así que no hay que apretarlo ni tocarlo con los dedos.
  2. Evitar mojar la escayola: si se humedece puede dejar de cumplir su función, por lo que lo mejor cuando nos vamos a bañar es cubrirla. Desde Mayo Clinic argumentan que si se moja se puede secar con un secador de pelo, pero hay que utilizar poco calor para evitar quemar o irritar la piel.
  3. Mantener la escayola limpia: hay que evitar que entre arena, polvo u otro suciedad. Hay que prestar atención si los niños meten juguetes u objetos pequeños que pueden hacerles daño.
  4. No utilizar talco para aliviar el picor: no hay que emplear estas lociones cuando nuestros hijos se quejan de que les pica el yeso. Mayo Clinic explica que para calmar esta sensación lo mejor es encender el secador con la opción de aire frio y apuntar debajo del yeso.
  5. No ajustar la escayola por voluntad propia: no la retires y no recortes el yeso, ya que eso debe hacerlo un médico. El relleno de algodón está para proteger la piel y al igual que el yeso, tiene que estar intacto.

Periodista digital. Me interesa (casi) todo. Siempre con una mirada en la actualidad sea cual sea. Amante de la lectura acompañada de un buen té.

tracking