Ser Padres

Qué es la inmunidad de grupo y por qué puede ser importante

Los expertos estiman que, al menos en nuestro país, sería necesario alcanzar entre un 70 a un 75 por ciento de población vacunada para alcanzar la inmunidad colectiva. Te explicamos en qué consiste y cómo se logra.

Si bien es cierto que la actual pandemia de coronavirus se encuentra todavía en curso, muchos expertos continúan valorando las ventajas que, para la población, podría suponer alcanzar la conocida como inmunidad de grupo (o inmunidad colectiva), con la campaña de vacunación en la que a día de hoy nos encontramos inmersos.
Esto es debido a que la inmunidad de grupo podría ser de muchísima utilidad a la hora de acabar con una determinada epidemia, ya que, como veremos, consiste en el porcentaje de una población que es inmune a una enfermedad.
Así, esta inmunidad de grupo puede lograrse de dos formas distintas: dejando que las personas se expongan a la infección, o mediante la vacunación (sobre todo en aquellos momentos en los que se ha podido desarrollar una vacuna contra ese determinado virus). Si se opta por esta última elección, según los científicos, la tasa de vacunación debería ser de alrededor del 70 por ciento, el nivel necesario para alcanzar la tan ansiada inmunidad colectiva.
En un momento en el que, a día de hoy, el SARS-CoV-2 (el virus causante de la COVID-19), ha contagiado a más de 173 millones de personas en todo el mundo, y provocado la muerte de más de 3,5 millones de personas, no hay duda que alcanzar la inmunidad de grupo es ahora más importante que nunca, sobre todo cuando la aparición de diversas variantes (mutaciones) pueden influir negativamente en llegar a ese porcentaje.

¿Qué es la inmunidad de grupo? ¿En qué consiste la inmunidad colectiva?

En la actualidad, se han administrado en España más de 28 millones de vacunas, mientras que más de 10 millones de personas han recibido la pauta completa. Esto significa básicamente que, mientras que el 40,56 por ciento de la población ha recibido alguna dosis, “solo” el 21,85 por ciento ha recibido la pauta completa. Si tenemos en cuenta que, para alcanzar la inmunidad de grupo, los expertos estiman que sería necesario llegar al 70% de personas vacunadas, no hay duda que aún estamos muy lejos (concretamente, esta cifra no se alcanzaría hasta noviembre de 2021).
Foto: Istock

Qué es la inmunidad colectivaFoto: Istock

Básicamente, la inmunidad de grupo consiste en el porcentaje de una determinada población que es inmune o está protegida contra una infección, de la cual un sujeto infectado, dentro de esa misma población, transmitirá el patógeno a menos de una persona en promedio, llevando por tanto la epidemia a la extinción, puesto que el patógeno se encontraría originalmente en demasiadas personas protegidas.
Como ya te hemos explicado, esta inmunidad grupal puede obtenerse por infección natural o por vacunación (siempre y cuando, claro está, se hayan desarrollado las vacunas).

¿Cómo se calcula el porcentaje necesario para alcanzar la inmunidad de grupo?

El nivel necesario para permanecer o pasar por debajo del umbral de inmunidad de grupo depende del número de reproducción básico de la enfermedad (R0), que se basa en la velocidad en que una enfermedad puede propagarse en una población. Es decir, el número de individuos que un sujeto infectará después del contacto estrecho. Cuanto mayor sea la tasa de reproducción inicial, mayor debería ser el porcentaje de personas inmunes.
Por ejemplo, el RO para la COVID-19 se ha situado en 3, aunque podría ser 4 o más con las variantes india (B.1.617.2) o inglesa (B.1.1.7). Mientras que, para la gripe estacional, se sitúa en 2. Sin embargo, en el caso del sarampión, altamente contagioso, se ha establecido entre 12 a 20.
Pero, ¿cómo se calcula entonces el porcentaje de sujetos inmunizados necesarios para alcanzar la inmunidad de grupo? Se calcula de la siguiente forma: 1 - 1 / R0.
Así, el cálculo para obtener este porcentaje arrojaría los siguientes resultados: 80% para COVID-19 con las nuevas variantes y 70% para el virus inicial, 50% para la gripe estacional y, finalmente, entre un 90 a un 95% para el sarampión.

¿Por qué alcanzar la inmunidad colectiva es tan importante?

Como manifiestan muchos expertos, el control de la epidemia pasa necesariamente por alcanzar la inmunidad de grupo, lo que significa en resumidas cuentas que existe un porcentaje de la población bastante elevado protegida del SARS-CoV-2, de forma que un sujeto enfermo contaminará menos que una persona promedio.
Los últimos datos científicos sugieren que, además de proteger de las formas más graves de la COVID-19, las vacunas ayudan a reducir el riesgo de infección en alrededor de un 80 por ciento. Es más, un estudio publicado en New England of Medicine hace pocas semanas muestra que, después de dos dosis de la vacuna ARNm, los anticuerpos persisten al menos 6 meses.
De esta forma, alcanzando entre el 70 y el 75 por ciento de la población inmunizada se conseguiría detener la circulación del virus.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking