Ser Padres

Generación COVID: ¿cómo afectará la pandemia a largo plazo a los que hoy son niños?

Dentro de unos años, los que hoy son nuestros niños serán adultos con el recuerdo de haber crecido en medio de una pandemia mundial sanitaria. ¿Cómo les afectará psicológicamente lo que están viviendo hoy a medio y largo plazo?

“Inicialmente, el término se acuñó para adolescentes que de alguna manera estaban viviendo la situación de pandemia pero, posteriormente, se ha asociado a aquellos niños y niñas que están desarrollando su edad escolar durante la pandemia y a los cuales les ha afectado la situación”. Así define Mercedes Bermejo, psicóloga y directora de Psicólogos Pozuelo, el término ‘Generación COVID’. Un término que se ha hecho cada vez más concurrido desde que el SARS-CoV-2 llegase a nuestras vidas.
Un término que está vinculado al bienestar y la salud mental de los que hoy son niños. Un término que nos invita a reflexionar, de igual manera, cómo afectará el estrés al que estamos sometiendo a la infancia en los años venideros. Como aquel “niños de la posguerra” que se acuñó después de la Guerra Civil y que hoy son nuestros abuelos. Unos abuelos que han crecido con el hambre y el racionamiento de comida en sus casas y que, a día de hoy, no pueden ver que falte de algo en la despensa. Todo, fruto de aquellas situaciones que les tocó vivir de pequeños.
¿Pasará igual con nuestros niños? “Es probable que queden secuelas, recuerdos o costumbres como consecuencia de la pandemia y que tienen que ver, sobre todo, con el miedo a contraer otras enfermedades, a que aparezcan nuevos virus o a la importancia del ahorro” afirma Bermejo.
Algo que también se traspasaría, de acuerdo a las palabras aportadas por Azucena Díez, presidenta de la Sociedad de Psiquiatría Infantil de la AEP, al plano psiquiátrico. “Estamos viendo un aumento de problemas de salud mental a corto plazo”. ¿Qué tiene que ver con el futuro? Pues que, tal y como ella misma explica a Ser Padres, la mayoría de las enfermedades mentales, como la ansiedad o la depresión, ocurren por brotes. “Es de esperar que el niño que ha tenido un trastorno depresivo en la infancia, lo tenga otra vez en algún momento de su vida y, de hecho, sea más vulnerable que el resto a cualquier factor vital estresante”, explica.

¿Todos los niños serán, en un futuro, ‘víctimas’ de esta pandemia?

Ni mucho menos. “Hay una mayoría de niños y adolescentes a los que este estrés mantenido no les afecte en su vida adulta, pero también veremos a niños y adolescentes predispuestos a sufrir alguna enfermedad mental para los que esto será un detonante”, explica la psiquiatra.
Y es que, de acuerdo a sus palabras, hay dos tipos de trastornos psicopatológicos: los propios del neurodesarrollo, que tienen factores prenatales (apenas unos pocos) y todos los demás: los que encuentran una influencia importante de los factores ambientales que vive el niño. En este segundo grupo podemos encontrar, entre otros, la depresión, la ansiedad o los trastornos alimentarios como anorexia o bulimia.
Esto es, no todos los niños van a sufrir alguna enfermedad mental a causa de la pandemia, pero es cierto que estos cuadros de estrés a los que está sometida la infancia hará que, en un futuro, probablemente, se eleve el porcentaje de adultos que lo sufran de no haber pasado nada de esto.

El desarrollo del habla, el otro perjudicado

Como ya demostraron desde la Asociación Española de Pediatría, la pandemia ya está afectando a la salud mental de niños y adolescentes: las consultas psicológicas y psiquiátricas han aumentado un 50% en los últimos meses.
Sin embargo, su salud mental no es la única afectada: Azucena comenta que en niños de tercero de Educación Infantil y Primero de Educación Primaria, los cursos en los que comienzan a tener contacto con la lectoescritura, ya se están observando problemas de comunicación. Eso sí, en niños predispuestos a tenerlos. “Por el simple hecho de llevar mascarillas, guardar distancias o limitar los círculos sociales, se observan retrasos en la adquisición del proceso de decodificación de la lectura”, argumenta.

¿Cómo se pueden evitar consecuencias desastrosas en la salud mental futura de la Generación COVID?

Se espera un aumento de los suicidios en adolescentes, también un aumento de los trasotrnos del humor, de la ansiedad, de los problemas obsesivos como anorexia y bulimia. “Para evitarlo lo importante es que la sociedad sea consciente de que la pandemia de salud mental ya está aquí y hay que presionar a los gobiernos para que se tomen en serio las medidas de prevención”, afirma la presidenta de psiquiatría de la AEP.
De acuerdo a su opinión está Mercedes Bermejo, quien argumenta que e necesario poner a disposición de la sociedad los recursos necesarios para atender y apoyar a familias y niños. “Hemos de tomar conciencia de que esta pandemia tiene un efecto psicológico que puede ser grave”, termina.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking