Ser Padres

Cómo alentar a los niños sin elogiarlos en exceso

Aunque lo hagas con toda tu buena intención, elogiar en exceso a tu hijo puede tener consecuencias sobre él. Pero no se trata de no elogiar a los niños, sino de pensar en qué efectos puede tener en ellos y buscar otras formas más positivas para alentarlos.

Seguramente si tienes hijos te encante decirles una y otra vez lo bien que hacen o han hecho alguna tarea. Claro que, quizá nunca habías pensado en que elogiar a los niños excesivamente puede causar una serie de efectos sobre ellos. ¿Cuántas veces le dices a tu niño “¡muy bien!”?

¿Qué consecuencias puede tener elogiarlos en exceso?

Aunque realmente no tengamos ninguna malicia y nos apasione decirles a los niños pequeños lo bien que han hecho todas sus tareas, la realidad es que recibir elogios continuos puede implicar algunas consecuencias para ellos.
Con esto no significa que debemos intentar “callarnos” o “evitar algunas palabras”, sino tener claro lo que supone un uso excesivo de este vocabulario y buscar otras formas de alentarlos para que reciban así un mensaje más constructivo.
De lo contrario, si lo único que hacemos es asegurar que todo lo hacen bien, a largo plazo se volverán “adictos a esos comentarios” y, sobre todo, dependientes de ellos, por lo que siempre los necesitarán para seguir avanzando y sentirse que son capaces de lo que se propongan.
Por otra parte, aunque no lo parezca, puede reflejarse como una falta de interés, pues si les respondemos igual cuando hacen algo muy deprisa a cuando realizan una tarea poniendo todo su esfuerzo, será un reflejo de que no lo estamos teniendo en cuenta.
Asimismo, si lo único que hacemos es decirles que lo han hecho todo muy bien, no les estamos dando pie a que reflexionen y con ello, tampoco a desarrollar su espíritu crítico. Además de que si en algún momento no les prestamos esa misma atención pueden perder el interés por lo que están haciendo por esa dependencia a recibir continuos elogios.

Otras formas de alentar a los niños

Ahora que vas a tener más en cuenta que no debes elogiar a los niños exageradamente, puedes utilizar otras fórmulas para alentarlos, pero al mismo tiempo fomentar su confianza en sí mismos y su independencia:
  • Prueba a hacer preguntas que desprendan interés. Por ejemplo, si tu hijo hace una manualidad, en vez de decir solo “qué bien lo has hecho”, puedes probar a hacerle preguntas como: “¿qué materiales has utilizado?”, “¿cómo se te ha ocurrido hacer esto”, “¿ha sido fácil?”. No solo sentirá que tienes curiosidad por lo que ha hecho, sino también será una buena manera de mejorar la comunicación.
  • Describe lo que te muestre. Siguiendo la línea del caso anterior, si ves que tu niño a hecho un dibujo, en lugar de solo decirle “qué bonito”, puede ir describiendo lo ves. Por ejemplo: “Has dibujado muy bien ese árbol… ¡Tiene hasta pajaritos en sus ramas!” De esta forma también aprenden nuevas formas de expresión.
  • Hazle saber tu agradecimiento. Si tu peque tiene una iniciativa y recoge sus juguetes u ordena su armario, agradéceselo, pero no solo diciéndole “¡qué bien!”, sino también haciéndole saber que le has ayudado con tus tareas y que eso se lo agradeces mucho.
  • Haz hincapié en lo que ha hecho y en el esfuerzo que ha puesto para ello. Por ejemplo, si se ha conseguido poner los zapatos solito puedes decirle que estás muy orgulloso porque sabes el esfuerzo que ha necesitado.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Etiquetas:

tracking