Ser Padres

No te compares con las madres influencer: puede afectar a tu salud mental

La maternidad idealizada que muestran muchas influencers en sus cuentas de redes sociales, puede afectar a la salud mental de las madres. Por tu bien, no te compares. Lo dice un estudio.

Si comparamos a las mujeres que son madres en la actualidad con las que eran madres hace unas décadas, encontraremos muchas ventajas para las primeras. Muchas de ellas, gracias a la llegada de las nuevas tecnologías.
Fuente: iStock

maternidad idealizada vs maternidad realFuente: iStock

Pero, si tener conexión constante a internet tiene muchas cosas buenas, las redes sociales han traído consigo una cara amarga que afecta, por supuesto, a la faceta que las mujeres tenemos de la maternidad. Y es que, con la proliferación de las conocidas como ‘mamás influencers’, que se empeñan en mostrar la cara más simpática de la maternidad, la salud mental de las madres de a pie se está viendo afectada.
No lo decimos nosotros; es lo que se ha encargado de confirmar el último estudio elaborado por la Universidad de Missouri y publicado en la revista Computers in Human Behavior.

La maternidad idealizada afecta a la salud mental de las madres que se la creen

Para llegar a esta conclusión, la investigación llevó a cabo un experimento en Estados Unidos con 464 madres primerizas con hijos de 3 años o menos.
En concreto, los autores de la investigación expusieron a estas madres a dos tipos de publicaciones de Instagram: 10 imágenes que mostraban una maternidad no idealizada, en la que aparecía una faceta realista de las tareas de la crianza y la educación (y que solían hacer mención a las dificultades que se atraviesan según qué etapas) y 10 imágenes que sí mostraban una faceta más amable e idealizada: imágenes en las que aparecía una maternidad admirable, enfocadas a los aspectos positivos de la crianza y que obviaban las dificultades que puntualizaban las primeras.
Además, tenían una particularidad: las imágenes más idealizadas fueron publicadas por madres influyentes, mientras que las que mostraban la faceta menos amable llegaban por parte de madres comunes y no famosas.
Después de ver dichas publicaciones, las madres que participaron en el estudio respondieron a una serie de métricas que tenían que ver con comparaciones en cuanto a la situación social y las similitudes que habían encontrado entre su experiencia y esas imágenes (¿habían sentido envidia? ¿Les había dado ansiedad en algún momento?).
Los resultados son los que esperas leer:
  • Las madres primerizas tienden a hacer comparaciones sociales con las publicaciones que ven en Instagram de otras madres
  • Las madres que participaron en el estudio se sintieron más identificadas con las publicaciones que mostraban una maternidad real que con las que mostraban la faceta más idealizada y, por ende, se sentían más identificadas con las madres comunes que con las influencer
  • La mayoría de las madres experimentaron niveles más altos de envidia y ansiedad cuando veían representaciones idealizadas de la maternidad por parte de madres influyentes en esta red social.
Este último punto, como consecuencia, puede afectar a la salud mental de las madres comunes que ven cómo las ‘instamamis’ se empeñan en mostrar solo la faceta más dulce de la maternidad.

La maternidad en redes sociales, cada vez más real

Por suerte, esa faceta tan idealizada de la maternidad tiene cada vez menos cabida en las redes sociales y en la vida en general. Cada vez son más las madres que se empeñan en mostrar a través de las redes sociales (algunas, con muchos seguidores, esperan que sirva como altavoz) todas las dificultades a las que los padres tienen que hacer frente desde el momento en el que nace su primer hijo.
Porque no, la maternidad no es un camino de rosas. Y nadie tendría porqué ocultar esa parte menos bonita. Pues, si las madres comunes acuden a las redes sociales, es en busca de un apoyo, un grupo con el que identificarse; otra mujer que también haya dormido poco por culpa de los llantos de su bebé, que explique que no puede más con las rabietas o que confiese que, a veces, la maternidad también se le queda un poco grande.
Por eso, estudios como este son importantes para recordar a todas las madres que lo están haciendo bien y que no se pueden comparar con nadie. Con nadie que lo haga mejor o que lo haga peor, porque cada mujer (y cada hombre) viven la maternidad y la paternidad de una forma única.
Y, al menos, todos tenemos algo en común: tener un hijo es el giro más grande que dará tu vida.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking