Ser Padres

Anafilaxia en niños: ¿qué es y cómo se produce?

Es una reacción grave que se da de manera rápida y que también es una emergencia porque se pone en peligro la vida del niño. Conoce en qué consiste, los síntomas, las causas frecuentes y el tratamiento que necesita.

La anafilaxia es una reacción alérgica grave que puede poner en alto peligro la vida. El problema es que puede ocurrir en cosa de segundos o minuto, por eso es muy importante estar preparado y conocer los síntomas que puede presentar para saber cómo actuar.
Se trata de una reacción alérgica severa que puede provocar la muerte en la población infantil y adolescente. Desgraciadamente, en los últimos años ha habido un aumento de los niños que están siendo tratados por ese problema.
Las reacciones de alergia en general son imprevisibles porque no se sabe cuándo van a ocurrir, los síntomas que van a provocar y cuál va a ser la gravedad de estos. Además de que pueden afectar a pequeños de cualquier edad (incluyendo a los bebés). Es fundamental, por tanto, que sepamos cuáles es la sintomatología que puede aparecer.

Síntomas de la anafilaxia

Los síntomas que puede presentar esta patología pueden aparecer muy rápido, ya sea en minutos u horas después de haberse expuesto al agente que está provocando la alergia. Estos son los más habituales:
  • Dificultad para respirar, presión en el pecho y tos persistente.
  • Problemas para tragar.
  • Hinchazón de la lengua o de los labios.
  • Congestión y goteo nasal y estornudos.
  • Reacciones en la piel como rojeces, sarpullidos, urticaria y cambio de color a azulado o pálido.
  • Ronquera y opresión en la garganta.
  • Diarrea, vómitos y calambres.
  • Mareos o desmayos.
  • Somnolencia.
  • Presión arterial baja (hipotensión).
  • Pérdida de fuerza o estado general débil.
Por desgracia es una situación por la que pueden pasar los bebés, y en ellos podría reflejarse en síntomas como babeo de forma repentina, somnolencia, llanto incontrolable, inquietud e irritabilidad.

¿Cómo se puede producir? Causas más comunes

En el caso de los niños, las causas más habituales son las siguientes:
  • Alergias alimentarias, especialmente a los cacahuetes, el huevo, el pescado, el marisco y la leche.
  • Determinados medicamentos como antibióticos, antiinflamatorios, analgésicos e incluso algún contraste por vía intravenosa.
  • Picaduras de avispas, avispones, avispas amarillas, abejas y hormigas rojas.
  • El látex (con poca frecuencia).
  • En algunos casos menos frecuentes, puede aparecer al practicar actividad física como trotar o incluso al caminar.
  • También puede ocurrir que nunca se llegue a identificar la causa.

Tratamiento de la anafilaxia

En caso de observar los síntomas mencionados, la forma de tratar la anafilaxia es con adrenalina intramuscular, la que debe suministrarse inmediatamente y de forma rápida.
Los especialistas insisten en que es importante que tanto los niños como las personas al cargo de estos (como cuidadores, monitores o profesores) la lleven siempre consigo. Es esencial que todos sepan identificar la anafilaxia, que conozcan las medidas de actuación y que sepan cómo suministrarla correctamente. No obstante, cuando los niños son más mayores por lo general saben cómo aplicársela ellos mismos.
Normalmente, es recomendable llevar siempre dos autoinyectores y el mejor lugar para inyectarla es en los músculos que se encuentran en la zona externa de los muslos. Si los síntomas no desaparecen de manera pronta, puede ser necesaria una segunda dosis, de ahí la importancia de tener más de un autoinyector.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking