Ser Padres

¿Qué pierden los niños si dejan de escribir a mano?

Pese a que los niños nazcan con una “pantalla” bajo el brazo, escribir con un lápiz les aporta muchos beneficios. Descubre las ventajas que perderían por no utilizar el papel y el boli.

Es cierto, cada vez escribimos menos a mano. De hecho, los niños aprenden antes a manejarse con una pantalla que con un bolígrafo. Podríamos decir que la escritura manual ha quedado en desuso en el día a día y que ha sido sustituida por los móviles, ordenadores y demás dispositivos. Pero… ¿Deberían los niños dejar de aprender a escribir con lápiz y papel?
No hace mucho que las cartas por correo ordinario eran una de las principales vías de comunicación, o de que las postales al viajar para asegurarles a tus familiares que estabas bien durante tus vacaciones eran un clásico habitual. Sin embargo, la correspondencia en línea, las aplicaciones de mensajería instantánea y todos los nuevos dispositivos electrónicos que permiten un sinfín de posibilidades para comunicarse, escribir o dibujar han dejado de lado al papel y al boli.
Sin embargo, estos dos últimos nos aportan más beneficios de los que pensamos y, por ello, que los más pequeños dejen de utilizarlos por completo les haría perder mucho en su desarrollo. Veamos las principales ventajas que nos aporta la escritura a mano.

¿Qué pueden perder los niños?

Si llegase un punto en el que los más pequeños dejasen de escribir en cuadernos para directamente teclear, estarían perdiendo muchos beneficios como los siguientes:
  • A nivel cerebral, el propio cerebro está más activo cuando escribimos a mano que cuando tecleamos. Por lo que se pierde algo en actividad cerebral.
  • Cuando un niño aprende a escribir con un lápiz, está desarrollando su motricidad fina, y con ella mejorando la agilidad de sus manos y sus dedos. El agarre en forma de pinza que ponemos al coger un boli es fundamental para la destreza manual. 
  • Escribiendo a mano se desarrollan los lóbulos frontales del cerebro, y esto tiene relación directa con el habla, la memoria, el razonamiento y la resolución de problemas. Además de que también se activan los lóbulos parietales, relacionados con la orientación espacial y el tacto. De hecho, también se retiene mejor la información que se escribe a mano.
  • La comprensión lectora se incrementa con la escritura manual porque se activan los lóbulos temporales del cerebro. Esto es porque se requiere de un esfuerzo y de una comprensión cuando se escribe. Gracias a estas partes cerebrales podemos conectar lo que escribimos a corto plazo con el contenido a largo plazo y también nos permite relacionar elementos como las palabras, los colores y las formas más fácilmente.
  • La fluidez de ideas aumenta porque cuando estamos escribiendo a mano dejamos tiempo para que el cerebro se exprese, ya que vamos recapacitando a la vez. Normalmente, al escribir con un teclado esto no sucede porque la velocidad es mucho mayor. Por ende, también se mejora la forma en la que ordenamos las propias ideas.
  • Se aprende mucho mejor la ortografía. El hecho de tener que escribir por uno mismo (y que no haya un corrector automático) también hace que las reglas ortográficas se memoricen en mayor medida.
  • Se personaliza una caligrafía personal. Muy unido al punto anterior, al escribir a mano un niño comienza a desarrollar una caligrafía propia y esto comienza a formar parte de su personalidad, así que esta también se ve favorecida. De la misma forma que se desarrolla la parte artística del peque.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking