Ser Padres

Emma García se emociona en directo al recordar el caso de una niña que sufre Trastorno Obsesivo Compulsivo

El TOC afecta a un 1% de la población infantil, si bien es sensiblemente inferior el porcentaje de familias que consultas a los profesionales, advierte la Asociación Española de Pediatría.

La vuelta a la rutina del mes de septiembre implica que también regresen de sus vacaciones los profesionales de los medios de comunicación. Es el caso de la presentadora Emma García, que el pasado fin de semana se puso al frente de Viva la vida, en cuya mesa de actualidad se profundizó en el TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo), un tema que provocó que la presentadora se emocionara en directo al recordar un caso de una niña de 10 años de su entorno cercano que sufre dicho trastorno.
Al hablar con Jaume, un joven invitado al programa que contó su experiencia con este problema que en su caso se inició en la niñez a causa de problemas familiares, Emma García se abrió en canal como nunca antes lo había hecho en sus muchos delante de las cámaras. "Qué complicado es vivir esto, no saber explicarlo", dijo visiblemente emocionada antes de explicar el motivo por el cual estaba teniendo esa reacción espontánea: "Tengo una niña cercana que tiene 10 años que ha empezado a sufrir este tipo de trastornos. Esto le está creando un gran problema en el colegio", explicó.
A continuación, lejos de cambiar de tema, la presentadora compartió más detalles acerca de este caso de su entorno para dar visibilidad no solo al TOC como tal, sino también a las consecuencias sociales que puede tener para los niños y jóvenes que lo sufren. "Encima de todo lo que llevan estos niños, que tenga que afrontar todo este bullying", dijo al respecto justo después de reconocer que “este tema me afecta de una manera muy especial".
Al concluir la entrevista con Jaume y el tiempo dedicado al TOC, Emma García pidió perdón por “la entrevista emotiva que os he hecho” e hizo lo propio con la audiencia por “el bajón que me ha dado esta tarde”, pero su reacción natural y honesta, con la empatía por bandera, tiene una lectura muy positiva porque ayuda a que se conozca más sobre el TOC y, sobre todo, porque la audiencia puede entender con un caso concreto el impacto real que este puede tener en la vida de los menores que lo sufren.

El TOC infantil

El Trastorno Obsesivo Compulsivo, tal y como explica la Asociación Española de Pediatría, aparece en la infancia en un 1% de los niños, si bien las familias que consultan a los profesionales por este motivo “son muchos menos”, alerta.
El TOC se manifiesta en los menores de edad a través de pensamientos obsesivos o actos compulsivos. Los más frecuentes dentro de los primeros, indica la AEP, tienen que ver con infectarse o ensuciarse si tocan la superficie de un objeto, con el miedo a dañarse y a la muerte y con la necesidad de que todo se coloque de forma simétrica. Los segundos, que son comportamientos repetitivos que se realizan una y otra vez, suelen estar vinculados en la infancia al lavado obsesivo y a la necesidad de repetir una y otra vez la comprobación de cualquier tipo de obsesión.
En el tratamiento del TOC es fundamental el trabajo y el conocimiento de los profesionales de la psicología, pero también la labor diaria de los padres. En cualquier caso, como asegura la AEP, “el tratamiento debe adaptarse a las características de cada paciente en función de la naturaleza, gravedad, frecuencia e intensidad de los síntomas, y del nivel de desarrollo del niño y el impacto del trastorno en la vida diaria del paciente y de la familia”.
tracking