Ser Padres

Los menores de 12 años son ya el grupo de población con más incidencia COVID

Los niños menores de doce años lideran las tasas de contagios por cada 100.000 habitantes. Esta situación, sin embargo, es poco alarmante para los expertos, que alegan varios motivos.

Según datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad, los niños menores de 12 años se han convertido en el grupo de población que lidera los contagios por COVID por cada 100.000 habitantes.
De hecho, son el único grupo de población en los que los contagios tienen una tasa superior de 100 por cada 100.000 habitantes; en concreto, estaban en 127,86 positivos el pasado viernes, cuando el Gobierno publicó el último informe de datos sobre contagios. Se trata de un hecho insólito pues, es la primera vez en año y medio de pandemia que los menores de doce años, el grupo de población que ha mostrado menos transmisión a lo largo de estos meses, representa la tasa más alta de contagios.
En concreto, la tasa acumulada de contagios en los últimos catorce días es muy superior en este grupo de edad, en relación a los demás, en casi todas las comunidades autónomas. Sin embargo, los expertos insisten en no alarmarse, pues no es más que un fenómeno normal debido a diferentes variables.
Este cambio de parecer en las tasas de incidencia se ha producido en la última semana, como decimos, pues la anterior las cosas eran diferentes. El primer día que los menores de doce años lideraron la incidencia acumulada fue el martes 14 de septiembre con 143,11 casos por cada 100.000 habitantes. El día anterior, lunes, representaban 149,56 por cada 100.000 habitantes, pero eran superados por los chicos de entre 12 y 19 años (154,45 casos por cada cien mil).

La vacuna, principal culpable

Aunque hay quién pueda pensar que esta subida de contagios está relacionada con la vuelta al cole, que se ha tenido lugar en los últimos quince días, lo cierto es que los expertos insisten en que el papel más relevante es la falta de vacunas en este grupo de población. De hecho, los menores de doce años es el grupo de población que todavía no está vacunado, a la espera de que la Agencia Europea del Medicamento apruebe el uso de alguno de los sueros en ellos. Algo que podemos afirmar vistos los datos del ministerio en los que se aprecia cómo la incidencia se ha ido frenando poco a poco en los grupos de población que se han ido vacunando a lo largo de estos meses.
Además, habría que asumir también la relajación de medidas que se ha llevado a cabo durante todo el verano: basta ver los gráficos proporcionados por el Ministerio de Sanidad para darse cuenta de que los contagios entre niños han aumentado entre junio y agosto.

¿Qué pasará con la vacunación de menores?

Ayer mismo informábamos que Pfizer/BioNtech ha terminado sus estudios de la vacuna contra la COVID-19 en niños de entre seis meses y doce años con resultados favorables: la vacuna es segura en este grupo de población.
A la vista de los datos, la compañía está preparando todo lo necesario para enviar la documentación a los reguladores, incluida la solicitud de autorización, a la espera de comprobar que, efectivamente, el uso es seguro y no hay riesgo de efectos secundarios graves.
No sabemos cuándo aprobará la EMA su uso en este grupo de población, pero funcionarios de salud estadounidenses estima que pueda llegar para finales del mes de octubre. Algo en lo que coincide la ministra de sanidad española, quien ha argumentado que espera poder empezar a vacunar a los niños a finales de este año o principios del que viene.

¿Es necesario vacunar a los niños?

El Ministerio de Sanidad es tajante en su postura: es necesario que se recomiende la vacuna de manera general en este grupo de población, no por la gravedad que la enfermedad reporte en ellos, sino porque juegan un papel crucial en los contagios a personas de mayor riesgo.
Sin embargo, hay algunos expertos que cuestionan que eso sea necesario. Como Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología, quien argumentaba al medio Business Insider la dudosa necesidad: “Yo creo que, a día de hoy, no hay necesidad de vacunar a la población pediátrica por debajo de los 12 años de edad. Los niños responden muy bien a la infección y al contacto con el virus”, decía.
De acuerdo a él se mostraba hace unos meses Quique Bassat, epidemiólogo y coordinador del Grupo de Trabajo de la Asociación Española de Pediatría para la Reapertura de la Escolarización, que en declaraciones a Ser Padres explicaba lo siguiente: “Sabemos que los pequeños son malos contagiadores, a diferencia de los adolescentes que contagian igual que los adultos. Por tanto, si los adultos están bien vacunados y los adolescentes también, la vacuna no será necesaria para ellos”. Aunque, eso sí, es de los que piensan que deberá estar disponible para todas las familias que decidan vacunar a sus hijos, pese a que no sería necesaria su recomendación general.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking