Ser Padres

Mi hijo se cambia de cole: ¿cómo ayudarlo?

¿Tu hijo se va a cambiar de cole o ya se ha cambiado de centro? ¿Te preocupa verlo triste o nervioso? Mira aquí algunos consejos para ayudarle.

Cuando un niño tiene que cambiarse de colegio, sea por la razón que sea, para él se trata de una experiencia estresante. Tanto, que a veces puede llegar a afectar a su rendimiento y a sus relaciones personales. Veamos algunos consejos para ayudar a tu hijo a afrontar esta situación si es que está pasando por ella.
Puede que el nuevo cole al que vaya a ir tu hijo le encante, o puede también que el cambio haya sido a mejor, sin embargo, eso no quita que el cambio en sí sea una situación agobiante para él porque depende mucho de cómo la haya afrontado.
Es habitual que los niños puedan sentirse nerviosos, no obstante, no es malo por completo, ya que les hace estar más atentos a lo que ocurre. Eso sí, el problema estaría cuando ese nerviosismo es tan elevado que llega a influir en su calidad de su sueño y en su alimentación, llegando a estar muy irascibles y enfadados la mayor parte del tiempo.

Cómo ayudar a tu hijo

Los padres pueden ayudar enormemente a sus hijos a que la experiencia sea algo más agradable. Para ello vemos estas recomendaciones:
  • Si el peque va a cambiarse de colegio, intenta que lo sepa con algo de antelación y que le incluyas como parte del proceso. Puedes visitar las instalaciones de su nuevo centro con él, ya que le ayudará a sentirse más seguro al empezar las clases.
  • Puede ser que el niño, durante los primeros días, no quiera hablar mucho sobre el tema. Ha vivido muchas cosas y puede que lo único que quiera sea desconectar. En ese caso, lo mejor es no forzarle a hablar, e intentar hacer alguna actividad que le divierta y distraiga. Cuando ya haya pasado un tiempo será momento de preguntar y escuchar para que se sienta comprendido.
  • Si el peque se siente enfadado o triste, es muy importante dejar que exprese sus emociones.
  • Por supuesto, es de importancia que los padres no se muestren excesivamente preocupados, pues si los niños observan a sus padres nerviosos, puede que ellos mismos se preocupen aún más.
  • Es fundamental que los niños sientan que pueden expresar sus sentimientos sin sentirse juzgados, para ello podéis crear un ratito en familia para contar cómo os sentís todos. Es una forma de que haya una comunicación fluida y un buen clima para hablar.
Fuente: iStock

niñosFuente: iStock

  • Si al niño le preocupa el tema de cómo hacer amigos, un consejo es decirle que si quiere practicar contigo. Por ejemplo, puedes hacer como si tu fueras un niño de su colegio y que el peque practique hablando contigo, aunque sea simplemente para que sepa iniciar la conversación.
  • Una buena idea es también intentar mantener el contacto con sus mejores amigos del antiguo centro, de esta manera, seguramente se reduzca ese sentimiento de pérdida que puede estar teniendo.
  • Puedes proponerle que se apunte a actividades extraescolares después de sus clases para que allí pueda conocer a gente nueva.
  • Además, una forma de ayudarles a aceptar el cambio es recordando momentos de personas que hayan hecho cambios en sus vidas. También puede servir leer libros o ver películas cuyos protagonistas pasen por una circunstancia similar.

Enseñarles que el cambio es parte de la vida

Algo muy positivo que los niños pueden aprender de esta situación, es que el cambio es parte de la vida. Por eso los padres deben enseñarles a ver los cambios como algo que debe aceptarse, no como algo perjudicial. Y aunque salir de la zona de confort a todos nos puede asustar, sin duda es la mejor manera para desarrollar habilidades en el presente y en el futuro.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking