Ser Padres

Después de 50.000 en tratamientos de fertilidad, consigue tener gemelas con 50 años

Una mujer ha dado a luz a gemelas a los 50 años. Lo impresionante ha sido el dinero que ha gastado para conseguirlo: casi 50.000 euros en tratamientos de fertilidad con el único fin de conseguir su objetivo. La madre de las criaturas se llama Manda Epton y es de origen inglés, más concretamente Oxford

Una mujer ha dado a luz a gemelas a los 50 años. Pero, lo curioso de esta historia es el tiempo que lleva intentándolo, que se traduce también en un importante desembolso económico en tratamientos de fertilidad: 50.000 euros.
La madre de las criaturas se llama Manda Epton y es de origen inglés, más concretamente Oxford. Sin embargo, es residente en Sidney,  Australia desde hace varios años. Epton empezó a intentar quedar embarazada a los 39 años, después de una ruptura sentimental, según informa 'Daily Mail'. La diseñadora de moda se enfrentó a 23 tratamientos de fertilidad y sufrió tres abortos espontáneos hasta que finalmente dio a luz a sus hijas Chloe y Freya hace ahora tres años.   

Epton admite que finalizar con su relación sentimental a finales de los 30 años le animó a embarcarse en la aventura de ser mamá soltera. “Empecé a hacer tratamientos cuando tenía 39 años, ya que siempre había soñado con tener una familia. Me quedé sin tiempo para conocer a alguien con quien compartir la crianza'.
La madre ha utilizado diversas técnicas, desde donantes de esperma hasta donantes de óvulos con el fin de concebir a sus hijos mediante fecundación in vitro ( FIV). No obstante, Epton empezó a percatarse de que los costes de todos estos tratamientos empezaban a ser insostenibles.
“Empecé a gastar mis ingresos y ahorros en las clínicas de fertilidad. Una de las clínicas me refirió a un  psicoterapeuta que me dijo que tenía que aceptar el hecho de que nunca tendría hijos a los 43 años”.

Intentos sin éxito, hasta que llegó el definitivo

Esta valiente madre se sometió a varias rondas de FIV y de hecho, una de ellas, se canceló debido a la hiperestimulación ovárica. Ésta se da como una respuesta exagerada a las hormonas. Tras ello, se le implantaron seis embriones de los cuales tuvo dos embarazos que duraron ocho semanas. También tuvo seis rondas de  fertilidad asistida por medicamentos de IIU, y siete rondas de IUI solo, todas sin éxito, a pesar de otro embarazo de ocho semanas.
Su última ronda de fertilidad fue muy lejos de su hogar, en Cape Town (Sudáfrica). Esta operación incluyó una transferencia de embriones de doble donante que finalmente resultó en un embarazo gemelar exitoso. "Luché con los abortos espontáneos y parte de mí quiso rendirse en algunos momentos, pero realmente quería tener mis propios hijos. Incluso pensé en la adopción, pero la lista de espera era de siete años y las mujeres solteras estaban al final de la lista", explica.
Manda no solo tuvo un embarazo exitoso en la clínica, sino que fue mucho más barato de lo que había gastado en tratamientos en Australia. "Gasté menos de 10.000 euros en la clínica y me transfirieron dos embriones, ya que era mi última oportunidad y realmente quería que al menos uno de ellos tuviera éxito", asegura. Después de su estancia en Sudáfrica, Manda viajó de regreso a su casa en Australia, algo insegura de si su embarazo sería exitoso o no.  "Fui a mi examen de siete semanas, realmente preocupada de que pudiera sufrir un aborto espontáneo nuevamente después de tener un hematoma que sangra entre los sacos amnióticos. Pero casi se me salen los ojos de las órbitas cuando la mujer señaló que había dos bebés", cuenta feliz.
Según narra la protagonista de esta increíble historia, los primeros meses de embarazo fueron duros ya que necesitó medicación debido a la edad. Por suerte, y gracias a una cesárea, sus dos gemelas nacieron en 2018. Como consecuencia del tiempo luchado, esta madre pasa todo el tiempo que puede cerca de sus niñas:  "Siento que, a mis 54 años, soy un poco más sabia y no uso la tecnología como lo hacen los padres más jóvenes en esta época. Así que estoy aquí, pasando más tiempo, jugando con ellas en el parque y haciendo actividades divertidas, en lugar de ignorarles y estar viendo mi móvil".

"Los adultos representan el peligro más activo para los niños, a no ser que hayan tomado la decisión de reconocer y respetar los procesos de desarrollo". - Rebeca Wild

tracking