Ser Padres

La presión por la belleza también la sienten los chicos adolescentes: cómo ayudarlos

Aunque a veces no pensemos en ello, los chicos adolescentes también viven presiones acerca de su físico. Hablar con ellos y que haya buena comunicación es esencial. Mira estos consejos.

Aunque es cierto que las chicas sufren una gran presión en lo que tiene que ver con la belleza, es una realidad que los chicos también se ven presionados por determinados estándares que, al igual que los de las mujeres, no pueden estar más alejados de la realidad. Veamos algunos consejos de ayuda para padres de jóvenes adolescentes que puedan estar pasando por ello.
A lo largo de los primeros años de la adolescencia, la testosterona empieza a incrementarse cuando comienza la pubertad, pero los niños no suelen ser muy conscientes de lo que sucede en sus cuerpos. Generalmente, porque no hay nada visible en su exterior.
No obstante, de lo que seguramente sí han empezado a darse cuenta es de las infinitas imágenes masculinas perfectas que hay a su alrededor, ya sea en anuncios de la tele, en fotos de redes sociales, en imágenes de revistas… Y en todas ellas, ¿qué suelen aparecer? Hombres altos, con abdominales perfectos, hombros anchos, mandíbulas definidas…
Todos estos estándares pueden resultar muy agobiantes para los chicos en pleno desarrollo, y suelen influir bastante en el concepto que tienen de hombría. Además, todos esos estándares se multiplican por la influencia de deportistas profesionales o incluso de personajes ficticios del cine.
Un problema aparte de ello es que, por norma general, cuando los chicos entran en la pubertad suelen ser más reservados con sus sentimientos. No es que sean callados, sino que en lo que se refiere a la comunicación de sus emociones, sí que se reduce más. Sobre todo, con sus padres.

La importancia de la comunicación

El trabajo de los padres es entonces ayudarlos a que no se cierren en banda, es decir, crear un ambiente seguro en el que se sientan protegidos y comprendidos, y en el que puedan expresar sus inseguridades y miedos. Un entorno en el que sea más difícil que caigan en problemas de depresión, de trastornos alimentarios, o de baja autoestima, entre otros.
Lo más importante es que los chicos comprendan que ellos también pasan por cambios. Y no hay mejor forma de hacerlo que a través de la comunicación con ellos. A continuación, vemos algunos consejos al respecto.

Recomendaciones para ayudar a tu hijo

Para intentar combatir ese mito de belleza masculina, prueba estos consejos:
  • Intenta que haya buena comunicación, para ello hazle preguntas directas sobre cómo se siente.
  • Puedes preguntarle sobre su forma de ver la masculinidad, para intentar evitar que tenga ninguna idea prejudicial.
  • Aprovecha si veis alguna película, serie, anuncio, revista o cartel en el que aparezca una persona muy delgada o muy musculosa, por ejemplo, para hablar sobre los hábitos saludables.
  • Habla de manera natural sobre los cambios de su cuerpo. Puedes contar tu propio caso y los cambios que tú viviste.
  • Recuérdale que es un proceso totalmente normal por el que todas las personas pasan.
  • Potencia su autoestima y resalta sus mejores atributos.
  • No olvides hacer todo con respeto, por lo que, si un día no tienen muchas ganas de hablar del tema, es mejor no presionar e intentarlo en otro momento.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking