Ser Padres

¿Por qué mienten los niños?

Te damos una lista amplia de razones por las que tu hijo o hija puede estar mintiendo, si bien dependerá mucho de su edad y de sus circunstancias lo que le está llevando a hacerlo.

La mentira no es ni mucho menos un territorio restringido para adultos y adolescentes. Los niños, incluso los pequeños, también lo hacen. Lo que varía no es el eco, que es común en casi todas las edades, sino la motivación, lo que les lleva a mentir.
El inicio de las mentiras, según explica Matthew Rouse, psicólogo clínico del Child Mind Institute, ocurre a menudo de repente: “Eran bastante honestos la mayoría de las veces antes, y de repente están mintiendo sobre muchas cosas”. Lógicamente, es un salto, una evolución, que alarma a los padres, que se preguntan por qué sus hijos e hijas lo han dado.
Para entenderlo y abordarlo, es fundamental conocer al pequeño y sus circunstancias, pero en esto no podemos ayudarte. En cambio, si podemos explicarte algunas de las razones más comunes por las que los niños mienten.
El equipo de Va de Cuentos, que ofrece el curso especializado "La mentira en la infancia. Acompañamiento y literatura infantil", da hasta cuatro causas comunes relacionadas con la mentira en los niños pequeños:
  • Por ejemplo de los adultos: es la forma más efectiva de aprendizaje, así que si decís muchas mentiras piadosas delante de ellos, lo normal es que aprendan a hacer lo mismo ellos.
  • Porque pueden. Van adquiriendo poco a poco las habilidades que hacen falta para ello: “Comprender las emociones propias y de otros o entender las consecuencias de sus actos”, citan como ejemplo desde Va de Cuentos.
  • Porque no saben que están mintiendo. Hay una etapa evolutiva en la que “confunden fantasía con realidad y llenan espacios a veces que no pueden rellenar de manera racional”, indican.
  • Porque piensan que no es un problema. Desde Va de Cuentos señalan la existencia de una etapa premoral en la que los peques “no distinguen lo que está socialmente bien aceptado”.
Estas no son las únicas cuatro razones por las que un niño o adolescente puede mentir. Desde el Child Mind Institute comparten otro puñado de razones:
  • Pueden mentir simplemente para averiguar qué sucede cuando mienten. Aprenden experimentando y por eso a veces fuerzan situaciones. Quieren saber qué consecuencias tiene la mentira.
  • Para elevar su propia autoestima y obtener aprobación. “Los niños que tienen una mala opinión de sí mismos pueden mentir para parecer más interesantes”, explican desde el instituto especializado. “Los niños que carecen de seguridad podrían contar mentiras elaboradas para lucir más impresionantes, especiales o talentosos, lo cual puede inflar su autoestima y hacer que se vean mejor en los ojos de otras personas”, añaden.
  • Para no ser el foco de atención. “Los niños deprimidos o ansiosos pueden mentir porque no quieren que los demás se preocupen”, explican desde el Child Mind Institute. A veces, mienten para minimizar sus problemas, señala el Dr. Rouse, que pone el siguiente ejemplo: “No, no, dormí bien anoche”, para referirse a una noche en la que en realidad ha dormido mal.
  • Es una consecuencia del TDAH. A veces, los niños diagnosticados hablan antes de pensar. “Esos niños pueden necesitar un minuto para pensar y volver a intentarlo”, apuntan desde el Child Mind Institute.
  • Mentiras por razones sociales. También denominadas mentiras inocentes o piadosas, que suceden para no complicar más las cosas, no hacer daño a alguien o porque les ha ocurrido algo vergonzoso que no quieren que se sepa, por ejemplo. En los adolescentes, este tipo de mentiras tienen que ver con la protección de su privacidad.
Una última causa de la mentira, en este caso en niños pequeños, que merece la pena destacar es cuando mienten sobre algo que les gustaría que fuera cierto. Por ejemplo, cuando anhelan algo que no tienen, como una mascota o un juguete
Seguro que con esta lista de razones os resultará un poco más sencillo entender por qué vuestro hijo o hija está mintiendo. Evidentemente, la gravedad del problema dependerá de si es un motivo u otro el que le lleva a hacerlo y también dependerá de la edad y circunstancias personales que tenga el menor.

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

tracking