Ser Padres

Temporada de catarros y mascarillas en niños: algunos consejos útiles

Especialmente cuando se encuentran en la escuela, que nuestros hijos mantengan la mascarilla puesta como forma de protegerse del nuevo coronavirus puede ser complicado. Pero lo es aún más cuando no se sienten bien.

La temporada de frío aún no ha acabado. Y, a la aparición de posibles síntomas de alergia relacionados con la época invernal (sí, las alergias respiratorias también pueden aparecer en épocas de frío), no debemos olvidarnos de lo que significa esta época para la aparición de una amplia variedad de catarros y resfriados, especialmente entre los más pequeños.
Además, a ello se le une un problema típico: ¿cómo podemos realmente diferenciar entre un resfriado común y COVID-19? Es cierto que desde que tanto nosotros como nuestro hijo/a presenta estornudos, congestión nasal, tos y dolor de garganta, es muy posible que pensemos en que dichos síntomas podrían tener relación con la COVID-19.
En este sentido, y ante la aparición de algún síntoma sospechoso, hoy en día contamos con los test de antígenos, que pueden ser de utilidad a la hora de salir de dudas en pocos minutos, de forma sencilla y sin salir de casa (a menos que no lo tengamos, y sea necesario acudir a la farmacia más próxima para comprarlo).
Pero sí hay un problema, especialmente cuando nuestros hijos ya van al colegio: ¿cómo ayudarlos a estar cómodos con la mascarilla puesta toda la mañana si, por ejemplo, tienen alergia respiratoria?

La importancia de enfatizar que las mascarillas continúan siendo importantes

Incluso cuando nuestros hijos estén molestos con algo de congestión nasal, es esencial continuar enfatizando la importancia de usar la mascarilla durante la pandemia de COVID-19.
Como señalan los expertos, los padres y los maestros deben enfatizar que la mascarilla es útil no solo para mantenernos saludables a nosotros, sino para —también— mantener saludables a todos sus amigos. Con la mascarilla, básicamente, estamos protegiéndonos a nosotros y protegiendo a las demás personas que nos rodean.
Pero difícilmente los niños van a estar cómodos con ella si no modelamos un buen comportamiento de uso. Esto significa que la clave está en casa, ya que los niños tienden a modelar el comportamiento de aquello que ven.
Entonces, cuando por ejemplo ven a mamá o a papá que se pone la mascarilla al salir de casa, es bastante más probable que también se la pongan.

Cómo ayudar al niño a estar más cómodo con la mascarilla puesta

Una de las principales razones por las que nuestro hijo/a podría quitarse la mascarilla es porque simplemente se siente incómodo. De hecho, algunas mascarillas pueden incluso contribuir a la aparición de irritación nasal.
Esto último se debe principalmente a que, al usar mascarillas durante el día en la escuela, no tiende a circular mucho aire húmedo por la nariz, por lo que suele secarse e irritarse mucho. Lo que puede acabar resultando muy incómodo, y puede ser un motivo para que el pequeño se quite la mascarilla o se frote la nariz.
Foto: Istock

Catarros y mascarillaFoto: Istock

Una posible solución pasa por aplicar gel salino o un aerosol salino, ya que tiene cualidades humectantes, pudiendo ser de mucha ayuda a la hora de reducir los síntomas molestos de la sequedad a lo largo de la mañana.
Además, la secreción nasal suele irritar la piel que encontramos alrededor de la nariz, inflamándola o enrojeciéndola, en especial cuando tendemos a sonarnos mucho. Además, el roce de la mascarilla sobre la piel ya inflamada también puede acabar resultando incómodo.
Aplicar un ungüento o una crema hidratante concebida para el tratamiento de la sequedad de la piel, como podría ser el caso de la vaselina, ayudará a mantener la piel bien hidratada y a evitar la irritación cutánea.

La importancia de indicar a los niños que se suenen la nariz lejos de los demás

Es inevitable que, cuando estamos congestionados, no tengamos la necesidad de sonarnos. Y no hay nada peor que tener secreción nasal y no poder limpiarnos la mucosidad. Esto puede causar mucha frustración en los más pequeños.
¿Qué podemos hacer en estos casos? Preguntarle al maestro si se pueden alejar para sonarse rápidamente o limpiarse la nariz. Esto es especialmente importante cuando se van a quitar la mascarilla. Eso sí, esto no implica que, en un lugar donde no puedan alejarse, no puedan hacerlo si es necesario.

Llevando mascarillas de repuesto

Especialmente para un día de clase, llevar mascarillas de repuesto es fundamental, ya que nuestro hijo/a puede sustituirla tan pronto como necesite cambiarla por haber estornudado en ella.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking