Ser Padres

El estrés por el cuidado de los hijos: primera causa de divorcio

Una encuesta reciente determina que el estrés causado por el cuidado de los hijos y la conciliación merma la pareja hasta el punto de que esta es la primera causa de divorcio en España.

Quien tiene hijo sabe de lo que hablamos: sus cuidados y su crianza son motivo de más de una discusión con la pareja, al menos, de forma semanal. Pero la cosa parece que no queda ahí. Según la encuesta ‘¿Por qué se divorcian las parejas españolas?’, llevada a cabo por la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA) esta es, también, la primera causa de divorcio.
“El primer motivo es el desgaste, el alejamiento y la falta de comunicación al que lleva el estrés provocado por la crianza de los hijos y el trabajo”, argumentan los abogados especializados en Derecho de Familia. Algo que, según la empresa, concentra el máximo de divorcios en las edades comprendidas entre los 40 y los 50 años, las que coinciden con la plena crianza de los menores.
Y es que, de acuerdo a las palabras de Álvaro Iraizoz, vocal de AEAFA, “este estrés puede provocar múltiples discusiones, algunas por motivos sin importancia, que acaban, en el peor caso, en el abandono, el desprecio o la indiferencia absoluta hacia el otro miembro de la pareja”.

La conciliación laboral y familiar sigue siendo la asignatura pendiente

En España, la conciliación familiar y laboral sigue siendo solo un mito: los complicados horarios laborales, sumados a la incompatibilidad, dejan poco margen de maniobra al tiempo de calidad, tanto para la pareja como para la familia. Y este es, según Iraizoz, uno de los motivos de discusiones: “La excesiva dedicación al trabajo, la complicada conciliación laboral y familiar o la frecuente sobrecarga de uno de los miembros de la pareja en las labores de crianza y las propias del mantenimiento del hogar, entre otros aspectos, propician la ruptura”.
Aunque este es el principal motivo, no es el único: el desenamoramiento, las dificultades económicas o las discrepancias sobre la crianza y la educación de los menores (que ponen en evidencia valores diferentes), son otras de las causas de la finalización del matrimonio.

¿Cómo evitar conflictos con la pareja por la crianza de los hijos?

No hay una receta mágica del amor en pareja. El romanticismo, el amor perfecto y las relaciones sin un problema solo son cosas de las películas y las series. En la vida real, todas las parejas discuten o, al menos, tienen conflictos por malos entendidos en algún momento.
Más aún si conviven juntos y, como demuestra la encuesta, si tienen hijos en común.
Para que su cuidado y su crianza no desgasten el amor y la chispa, ofrecemos algunos consejos:
  • Recordad reservar tiempo diario para cuidar de la pareja. Aunque sea una hora antes de ir a dormir. Y, al menos una vez al mes, intentad hacer algún plan solos, en el que no haya cabida temas sobre vuestros hijos, vuestras obligaciones como padres o sobre la rutina familiar: un ratito para vosotros, para vuestra pareja y para volver a conectar.
  • El reparto de tareas es necesario: en España son las mujeres las que siguen cargando con la mayor parte de los cuidados. Por suerte, la mentalidad de la sociedad avanza y se ha desterrado la idea de que son ellas las únicas responsables: la casa es de los dos y el cuidado de los niños, también.
  • La rutina no tiene por qué ser el enemigo de la pareja: “Entendemos la rutina como una maldición cuando, en realidad, la rutina es casi siempre un logro, una victoria que la pareja ha sabido conquistar estabilizando su relación”, nos contaba Valérie Tasso, escritora y sexóloga, hace unos meses.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking