Ser Padres

AEP: ''La salud mental de niños y adolescentes se está deteriorando''

Los pediatras vuelven a lanzar un mensaje de aviso sobre la salud mental infantil y adolescente: “la situación es alarmante”.

Que la pandemia ha afectado a muchas facetas de la vida de las personas es algo que todos sabemos (y sufrimos en nuestras propias carnes). De hecho, a quien ya no recuerda cómo era el mundo antes de las mascarillas y las medidas de seguridad. Pero, a juzgar por lo que dicen los pediatras, hay un colectivo que lo está sufriendo más que otros: los niños y los adolescentes.
“A lo largo de los últimos años y en especial desde que se inició la pandemia por COVID, la salud mental de los niños y los adolescentes se está deteriorando”, argumenta la Asociación Española de Pediatría (AEP) en un comunicado.

Más intentos de suicidios entre adolescentes

Tanto entonces como ahora explican que hay un grupo cuya salud mental está viéndose más afectada: los adolescentes. “Los adolescentes están presentando más síntomas depresivos, autolesiones y conductas suicidas”, continúan diciendo en el mismo comunicado.
Siguiendo con los datos, la Fundación ANAR ha atendido, desde que diera comienzo el confinamiento, un 145% más de llamadas de menores de edad con ideas suicidas y un 180% más que en años anteriores. Además, en 2020 se suicidaron en España 14 niños menores de 15 años, lo que supone el doble que en 2019.
“Entre los jóvenes de 15 a 29 años el suicidio es ya la segunda causa de fallecimiento, solo superada por los tumores malignos”, argumenta la AEP, quien también indica que el aumento del uso de las redes sociales y la preocupación por la COVID son los dos principales factores de riesgo para esta conducta en la actualidad.

¿Qué hay detrás de este deterioro mental en niños y adolescentes?

La incertidumbre, el exceso de noticias e información, la distancia social, la ausencia de rutinas, el ritmo irregular del sueño y el abuso de las pantallas eran, entre otros, los factores de riesgo de los que hablaba la AEP hace un año a propósito del aumento de las urgencias psicológicas tras el confinamiento.
Pero, ¿son estos los únicos factores que están afectando a la salud mental de los pequeños? De acuerdo a los estudios científicos disponibles, no es así. Hay muchos factores, más allá de la pandemia, que pueden aumentar el riesgo de pensamiento suicidas en los adolescentes.
Algunos, como este estudio, argumentaban que las personas que han sufrido algún tipo de violencia durante su niñez o su infancia aumentan, irremediablemente, el riesgo de suicidarse a lo largo de su vida. Un riesgo que aumentaba por cuatro en caso de que la violencia hubiera sido sexual.
Otros señalan, además, un factor de riesgo extremo: el abuso escolar.

¿Podemos mejorar la salud mental de niños y adolescentes?

“Los pediatras y médicos de atención primaria, junto con el personal de enfermería, suponen un grupo fundamental en la prevención de las conductas suicidas, ya que suelen ser los que más y mejor conocen a los niños y sus familias”, argumentan desde la AEP. También destacan el papel de los centros escolares que, muchas veces, son “reguladores muy importantes de la conducta en niños y jóvenes”.
Sin embargo, continúan explicando las carencias y limitaciones que se han observado, sobre todo, en la heterogeneidad y la ausencia de programas de prevención del suicidio y formación específica en salud mental. Por eso, plantea “crear una estrategia unificada de prevención del suicidio en población pediátrica” y, entre otros, “mejorar e incrementar los recursos de atención a la salud mental dirigidos a niños y adolescentes”.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking