Ser Padres

Consejos para no acumular juguetes en exceso en casa

¿Tienes la casa llena de juguetes? ¿Acumulas demasiados y casi no los utilizas? Prueba a sentarte con los niños y a clasificarlos. Es una buena de saber cuáles deben ir fuera.

Si eres padre de niños seguramente te suene esta situación: según pasa el tiempo, y pasan las navidades y los cumpleaños, la casa se va llenando de más y más juguetes. ¿Cómo podemos hacer para no acumular demasiados y que los niños aprovechen lo que tienen?
Si tienes hijos y encima varios, seguro que ha llegado un momento en el que habéis acumulado juguetes de más. De más porque si bien algunos los usan a diario, otros no funcionan, y otros ya no los utilizan tanto como antes.
Una solución a esto es agrupar los juguetes en diferentes grupos: los que vamos a guardar en casa y los que saldrán fuera. Es una buena forma no solo de ganar espacio y de que todo esté más organizado, sino también de que los peques aprendan a disfrutar mejor de los juguetes que tienen. Además, si esto se hace una vez al año puede verse como algo positivo para los menores y que no suponga algo hiriente para ellos.

¿Cómo agrupar los juguetes?

Como decimos, lo primero que hay que hacer es clasificar los juguetes en diferentes grupos:
  • Juguetes nuevos. Son los juguetes que acaban de llegar a casa y está claro que se pueden quedar para que los niños disfruten de ellos.
  • Juguetes para guardar un tiempo. Son aquellos que los niños casi no utilizan, pero que en vez de deshacerse de ellos se pueden guardar para que vuelvan a sentir interés por ellos de nuevo.
  • Juguetes para regalar. Son juguetes con los que prácticamente no juegan o que ya son demasiado infantiles para su edad, pero que pueden aprovechar otros niños. Por eso se pueden regalar a amigos o familiares.
  • Juguetes para donar. Son aquellos que todavía están en condiciones de utilizarse y que, en vez de regalar a conocidos, se donan a otros niños. Se pueden entregar en iglesias o en organizaciones de recogida.
  • Juguetes para tirar. Se trata de aquellos que ya no sirven para que los niños jueguen y por tanto ni se pueden regalar, ni donar. Lo mejor es depositarlos en contenedores para que los reciclen.
Fuente: iStock

niñoFuente: iStock

Recuerda que no el objetivo es que sea algo positivo

Algo que debemos recordar ante todo es que esta actividad debe ser positiva y que no se debe hacer sufrir a los niños. Al hacer la agrupación de los juguetes debemos hacerla contando con su opinión y sin meterles presión.
Puede que al ir ordenando un niño se encuentre con un juguete que tenía olvidado y ahora quiera volver a jugar con él. O que alguno de sus juguetes no funcione como al principio, pero que a él le haga ilusión conservar, porque tiene mucho valor emocional para él. En ese caso no debemos obligarlo, sino más bien respetar su decisión.
Por eso, el objetivo de todo esto es que sea una actividad que les sirva para aprender a valorar lo que tienen, a cuidarlo bien y a darse cuenta de que a veces es necesario deshacerse de cosas que no se utilizan. Pero, sobre todo, para que aprendan que acumular muchos juguetes no va a hacerlos más felices.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking