Ser Padres

Permiso retribuido de siete días por el cuidado de hijo o conviviente: la nueva propuesta de Belarra

Ione Belarra ha anunciado esta misma mañana un permiso remunerado de mínimo siete días por el cuidado de hijos, padres u otros convivientes.

Si algo nos ha traído el coronavirus es la capacidad de hacer malabares para poder cuidar de los niños si dan positivo o si su aula se clausura por prevención ante algún caso positivo cercano. La incompatibilidad de horarios ha vuelto a poner en la mesa el debate sobre la conciliación familiar en España. Conciliación que, a juzgar por lo que dicen plataformas como No se Cuidan Solos, no es real ni está cerca de serlo.
De hecho, la única posibilidad que queda a disposición de los padres a partir del próximo 28 de febrero, fecha en la que finaliza el Plan Me Cuida del gobierno central, es coger baja o días de vacaciones en caso de tener que quedarse en casa cuidando de los menores si cogen COVID.
Por suerte, estas dificultades también las han percibido en el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 y ha sido la propia ministra, Ione Belarra, la que ha hecho pública esta mañana su propuesta de un permiso 100% remunerado de siete días para cuidar de un familiar enfermo. Un permiso que, según ha explicado en la jornada ‘Una ley para proteger a todas las familias’, de Caixa Fórum, se incluirá como propuesta en la ley de diversidad familiar y protección de las familias. “La COVID nos ha enseñado lo importante que es cuidarnos y tener tiempo para cuidar a los demás, y las lecciones han llegado para quedarse. Por eso, España ha de comenzar a ponerse a la altura de otros países de la Unión Europea y establecer un permiso de cuidado de, al menos, siete días al por personas que esté 100% remunerado”.

Un permiso a disfrutar como se necesite

En la rueda de prensa de esta mañana, Belarra ha insistido en explicar en qué consistiría exactamente ese permiso que se va a proponer. Pretende que un padre o una madre pueda quedarse en casa cuidando a su hijo si ha tenido fiebre o ha pasado una mala noche, o que pueda pedir un día sin necesidad de gastar asuntos propios si necesita acompañar al médico a algún progenitor o cuidar a su pareja si esta está enferma. “En definitiva, un permiso que dé tranquilidad a las familias cuando necesiten estar cerca de los suyos”, ha explicado.

¿Qué tenemos y qué se propone?

Ahora mismo en nuestro país el único permiso que se asemeja al que proponen el Ministerio de Asuntos Sociales y el de Igualdad en conjunto es el de un permiso de, como máximo, dos días laborales, por enfermedad grave de algún familiar hasta segundo grado de consanguinidad (aumenta un día si hay que desplazarse de comunidad autónoma).
Lo planteado es aumentar esos dos días hasta nueve en caso de que haya que desplazarse de comunidad y hasta siete si es en la misma y suprimir el requisito de ‘enfermedad grave’, por lo que podría aplicarse en casos de COVID-19.

¿Quién podrá acogerse a él?

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha enviado un documento a España donde le da un ‘tirón de orejas’ pidiéndole revisar el marco legal que envuelve a las familias y apostando uno que ampare a los diferentes tipos de familias que ya conviven en nuestro país.
Como parte de esos deberes, nace este nuevo permiso que elimina el requisito de consanguinidad que existe en la actualidad y al cual se puede acoger cualquier persona que tenga que cuidar de alguien conviviente, sin necesidad de que sea familiar directo.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking