Ser Padres

''Me meto en el armario a llorar'': la confesión de Pink sobre la maternidad

La cantante Pink ha abierto, de nuevo, el debate sobre la cara oculta de la maternidad. Ha confesado en una entrevista que se siente ‘abrumada’.

Volvemos a lanzar la pregunta: ¿deberían contarnos toda la verdad sobre la maternidad? Hasta hace unos años, públicamente solo se mostraba la parte más amable: la de que los hijos te hacen ser mejor, la del amor que se siente por ellos o la de la etapa tan bonita que es la gestación, las rabietas o los primeros días en casa con el bebé.
Pero es que, además de esa faceta, la maternidad esconde otra que ha sido tabú hasta hace poco: la de no tener ganas de nada, la de la falta de sueño, la de las dudas sobre si has hecho bien teniendo hijos o, como ha dicho la cantante Pink a una entrevista con la revista People: la parte ‘abrumadora’ de la maternidad.
Ya la periodista Samantha Villar en España intentó destapar esa parte no tan común hace unos años, afirmando que su vida había empeorado desde que tuvo hijos. La cantante Pink, como decimos, ahora ha vuelto a abrir el debate a nivel mundial.

“Me meto en el armario a llorar”

Y es que hace tan solo unos días concedió una entrevista a la revista People donde se desahogó. Recordemos que hace 10 años se estrenó en la maternidad con su hija Willow y hace cinco volvió a repetir con Jameson Moon, de 5 años. Ambos frutos de su relación con el expiloto de motocross Carey Hart.
Aunque confiesa que le ha traído mucho bueno, también echa algo de menos los momentos de intimidad: “El problema está cuando dejas de tener límites en tu casa. A veces entro a ducharme y me pongo a hablar conmigo misma, pero me doy la vuelta y me encuentro a Willow ahí parada, mirándome todo el tiempo”, explicaba al citado medio. Afirma que su faceta como madre le “abruma todo el tiempo”. “Me meto en mi armario a llorar”, ha confesado.
Además, ha tenido hueco para hablar sobre una escena que se repite en casi cualquier hogar con niños pequeños y que es, incluso, carne de meme: el momento de ir al baño. Muchas madres afirman que es el único momento que tienen para estar verdaderamente solas pero, para Pink, ni eso: “Trato de explicarles a mis hijos que ir al baño no es una invitación para tener una reunión familiar” aunque, asegura, por el momento no ha obtenido buenos resultados con el debate.

La cantante ya ha estado en el ojo de la polémica

La faceta de Pink como madre ya ha estado expuesta al ojo público en anteriores ocasiones. Hace unos años compartió en su perfil de Instagram una fotografía en la que se la veía cocinando portando a su hijo en una mochila de porteo y con su hija cerca. Entonces le acusaron de mala madre por poner en peligro a sus hijos con el fuego.
En otra ocasión compartió una fotografía de sus pequeños contando chocolate y argumentando lo bueno que era este alimento para ellos y también se le acusó.

¿Deberíamos tener más consideración con la maternidad?

Episodios y testimonios como estos nos hacen entender que la maternidad no es un camino de rosas. Si bien el cerebro de la madre cambiará para siempre y se inclinará a favor de sus hijos hasta el resto de sus días, el papel de mujer sufre con la llegada de los hijos.
Recordemos que, a día de hoy, ellas son las que siguen llevando el peso del hogar. Que la conciliación todavía no es real y que, además, han de lidiar con las opiniones no pedidas del resto del mundo.
Por ello, es necesario seguir reivindicando lo bonito que trae la maternidad, pero también la parte que hasta ahora ha estado oculta. Y Pink (igual que otras mujeres con altavoz para la opinión pública) parece que se ha dado cuenta de ello.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking