Alimentación saludable

¡Me gustan las verduras!

Comprensión y paciencia. Esta es la primera receta que el cocinero Darío Barrio propone para que los niños coman verdura. Pero tiene más: no camuflarlas entre otros alimentos, predicar con el ejemplo…

¡Me gustan las verduras!

Los dos hijos de Darío Barrio, cocinero y autor de talleres de cocina para niños y de cocina con niños, toman verdura todos los días. ¿Cómo consigue que acepten los productos de la huerta? Estos son sus trucos estrella para que los niños aprendan a comer bien:

 

Comprensión y paciencia

  • «Lo fundamental es predicar con el ejemplo, porque los padres somos el modelo a copiar», dice Darío Barrio.
  • Tener paciencia y ser perseverantes. Los niños necesitan tiempo para aceptar nuevos sabores, a los padres también nos ha ocurrido, solo hay que hacer memoria para darse cuenta.
  • Implicar a los hijos en la elaboración de la comida: llevarles a hacer la compra y pedirles ayuda en la cocina.
  • No camuflar las verduras y, por supuesto, no obligar a sus hijos a comerlas. «Soy contrario a camuflar las verduras para engañarles y que se las tomen», explica Darío Barrio.
  • Evitar la monotonía en la dieta, aunque es normal que cada familia tenga sus verduras favoritas. Hay que conseguir que tomen una dieta variada. «Uno ve lo que funciona en su casa y se acostumbra a preparar sota, caballo y rey, pero hay que romper la monotonía, porque si no, al niño lo sacas de ahí y no le gusta nada más».
  • Comprar verduras frescas de temporada y cocinarlas en su punto, para que conserven todo su color y sabor. En una olla rápida se cuecen en muy pocos minutos.

Las recetas más ricas

  • Rebozada. Hortalizas como el calabacín y la berenjena, se cortan en rodajas, se pasan por harina y huevo, y se fríen.
  • Cocida, con patatas. Aliñada con un chorro de aceite de oliva virgen, mayonesa o tomate.
  • Al horno, con besamel. Se pone una capa de rodajas de patata cocida, una de besamel, una de verdura (por ejemplo, brécol) y otra de besamel, se espolvorea con queso rallado y se gratina. Es un plato único.
  • En pisto. Las hortalizas se cortan en dados pequeños.
  • Salteada. De guarnición de un plato de carne o pescado.
  • En ensalada, picada en trozos muy pequeños.
  • En pastel. Se hace una masa de flan con la proporción de dos huevos por 1/4 l de nata, se mezcla con la verdura picada y se mete al horno al baño María hasta que la masa esté cuajada. Una opción perfecta para días en los que se dispone de más tiempo para cocinar. Si los niños ayudan, mejor.

 

 

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS