Alimentación en verano

Un menú para combatir el calor

Garbanzos en vinagreta en vez de cocido, crema fría en lugar de sopa caliente, pescado a la plancha en sustitución de ternera guisada... Las altas temperaturas nos obligan a hacer cambios en la dieta.

También te puede interesar: 10 trucos para sobrevivir al calor del verano
Un menú para combatir el calor

La pirámide de la alimentación es la misma en verano que en invierno. "Continúan vigentes las proporciones a la hora de planificar el menú: 55% de hidratos de carbono, 30% de grasas, 15% de proteína", recuerda la nutricionista Pilar Cervera Ral. Pero hay muchas formas de cumplir con las pautas: "Tomaremos más frutas y verduras, probablemente más pescado que carne y adoptaremos formas culinarias más simples", resume esta nutricionista. ¿Cómo distribuir el consumo a lo largo del día?

Desayuno: Puede estar compuesto de una fruta, un lácteo y un poco de pan.

Comida: En la comida debe continuar el aporte alternado de leguminosas y cereales. Esto es lo que más nos cuesta a veces, ya que solemos relacionar legumbres con guisos contundentes. "Pero las mismas legumbres que en invierno nos tomamos condimentadas con chorizo, podemos servirlas en verano en ensalada con pepino, tomate, pimiento y ceborra picadita condimentada de forma ligera", apunta la doctora Carmen Arraiza, especialista en Endocrinología y Nutrición del Complejo Hospitalario de Jaén.

Tras la base de cereales introduciremos la proteína. "No ha de ser una ración grande, con 100 ó 120 gramos es suficiente", apunta Pilar Cervera Ral. Lo que antes era guisado, ahora nos apetece más a la plancha. Además, en verano podemos tener un aporte más significativo de carnes blancas (de ave) y pescado. Estas carnes son menos grasas y pesadas. Lo acompañaremos de guarnición que puede ser cruda, cocida o escalibada.

Merienda: Bocadillito y lácteo. El lácteo, muy de vez en cuando, puede ser sustituido por un helado artesanal de una sola bola ya que si es artesanal se trata de un producto lacteo. Pero hay que evitar abusar del helado. Uno o dos a la semana es el tope.

Cena:Ha de variar en función de lo que hemos tomado a mediodía. Podemos servir verdura con cereal, o verdura y proteína, por ejemplo una crema fría de calabacín o puerros con huevo duro, unos taquitos de jamón y queso. Las cremas frías sustituyen a menudo a las calientes, que nos apetecen menos, y nos permiten seguir tomando lo que necesitamos. Para muchos niños es la mejor forma de tomar verdura. 

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS