Aceite de palma

Aceite de palma y cáncer, conexión no demostrada

Que el aceite de palma no es ni ecológico ni sano está más que demostrado pero no así la conexión de este con el cáncer.

pirámide alimentación saludable

El aceite de palma no es bueno a la salud pero afirmaciones como “el aceite de palma provoca cáncer” no se acercan a la verdad y por eso debemos ser cautos a la hora de tratar estos temas. Para poder hacer un consumo consciente de cualquier tipo de producto, ya sea alimentario o no, debemos, primero, informarnos bien.

¿Qué es el aceite de palma?

El aceite de palma es un aceite que se extrae del fruto de la palma Elaeis Guineensis o palma de Guinea. Como nos explica Marián García, autora de boticariagarcía.com, “Al igual que el aceite de oliva se extrae de la aceituna, el aceite de palma se extrae de este fruto”; luego es un producto de origen vegetal. Sin embargo, el primer inconveniente con esta grasa la encontramos ya desde su producción.

Tanto la palma como la soja son dos cultivos que han ido expandiéndose rápidamente debido al consumo que de ellos hacen las compañías y las sociedades del primer mundo. En concreto el aceite de palma, con un punto de fusión en torno a los 30º C, es un aliado perfecto para productos como dulces, chocolates y bollería, ya que aporta esa textura sedosa de ‘se derrite en la boca’ y, además, es tremendamente barato en su obtención, lo que supone un beneficio mayor para la industria alimentaria, de ahí el crecimiento exponencial en su uso.

Este aceite se produce en zonas tropicales de África, Indonesia o América, donde los costes de producción son mucho más baratos debido a los bajos salarios que perciben los agricultores pero, por si esto de por sí nos pareciera poco, además se están talando selvas de inmenso valor ecológico y medioambiental para el cultivo tanto de la palma de guinea como de, la anteriormente también comentada, soja.

Dos argumentos con base suficiente para rechazar el consumo del aceite de palma, pero hay más.

¿Por qué el aceite de palma no es bueno para la salud?

La doctora Blanca Lilian García Guerra señala dos principales razones para considerar el aceite de palma como no sano: “por su contenido en ácidos grasos saturados, principalmente palmítico, y por el sistema de procesamiento”.

No todas las grasas saturadas son iguales o nocivas pero en el caso del aceite de palma hablamos de que al no tener insaturaciones en su composición bioquímica (lo que lo diferencia de otros como el aceite de oliva o girasol) cuando es procesado favorece la acumulación de colesterol LDL o “colesterol malo”.

Como bien apunta Marián García “existe evidencia de que el consumo elevado de grasas saturadas está relacionado con el aumento del colesterol "malo" LDL en sangre y con el riesgo de enfermedad cardiovascular”. Sin embargo no existe una relación directa con el cáncer.

Lidia Folgar, nutricionista y experta en Baby-Led Weaning, señala que “es perjudicial por unos compuestos denominados considerados carcinogénicos llamados ésteres glicidílicos de ácidos grasos, que se forman por el procesamiento que se le hace al aceite de palma al someterlo a temperaturas de más de 200ºC”

J.M.Mulet, profesor titular de biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia y autor del blog de mismo nombre, ha afirmado en diferentes medios y en sus propios escritos que, si bien se reconoce su impacto en la salud, señalar que el aceite de palma es cancerígeno es hablar demasiado largo y, en sus propias palabras, “esto lo pondría en cuarentena. Es cierto que algunos productos que arrastra en su refinado pueden ser cancerígenos y que un estudio reciente ha visto que puede influir en el crecimiento de metástasis, pero más allá de su influencia en la obesidad y que la obesidad es un factor de riesgo en determinados cánceres, los datos sobre la relación entre aceite de palma y cáncer son demasiado preliminares como para hacer afirmaciones contundentes.”

¿Qué debemos saber para poder limitar su consumo?

Lo primero que debemos saber es cómo se llama o los diferentes nombres con los que los fabricantes denominan al aceite de palma. Como nos explica la Dra. Blanca García Guerra “Todos los productos comercializados a partir del 13 de diciembre de 2014 deberán indicar el origen botánico de sus grasas vegetales, por lo que en el etiquetado deberá aparecer claramente la utilización del aceite de palma. Sin embargo, aún se pueden encontrar productos comercializados antes de esa fecha, en los que el aceite de palma aparece de forma poco clara en el etiquetado, como aceite o grasas vegetales. En general, comprobando en la etiqueta del producto el contenido en grasas saturadas, si es similar o superior al 50%, es muy probable que sea aceite de palma.”

Algunos otros nombres que recibe el aceite de palma son: palmoleína, oleína de palma, palmiste, manteca de palma...

¿En qué productos es normal encontrar aceite de palma?

Marián García nos explica “Como decía Paracelso "la dosis hace el veneno". El aceite de palma no es ningún tóxico y no debemos entrar en pánico. Me gustaría lanzar un mensaje de tranquilidad a este respecto. Ahora bien, sí debemos limitar su consumo para que no se convierta en un problema para nuestra salud y es bueno que la población esté concienciada al respecto. Pero esta concienciación debe venir desde la información, no desde el miedo.”

Es decir, el problema no es solo el aceite de palma en sí sino los productos procesados en los que se utiliza tales como snacks, bollería, productos precocinados… Alimentos de los que no se debería abusar ni comer a menudo, aunque no contaran con este aceite entre sus ingredientes.

Lo que se debe hacer es optar por una alimentación basada en productos “sin etiquetas”, es decir, frutas, verduras, carnes y pescados frescos, legumbres… En conclusión, una alimentación mucho más consciente y menos ‘rápida’, para lo que deberíamos cambiar la forma en la que nos relacionamos con la comida, siendo conscientes de que esta es fuente de vida y que la relación sana que establezcamos con ella nos acompañará a nosotros, y a nuestros hijos, el resto de nuestra vida.

Etiquetas: alimentación del bebé, alimentación niños, familia, productos ecológicos, productos para el bebé, productos para niños, salud, salud niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS