Alimentación

Alimentación ideal para la familia

¿Quieres que tu familia se alimente bien? Te damos las pautas necesarias.

Te preocupas de lo que coméis en casa y quieres que la alimentación de tu familia sea correcta para que vuestra salud vaya a pedir de boca y, la verdad, haces bien. Somos lo que comemos (y bebemos) así que es importante cuidar este aspecto de nuestras vidas. La clave para alimentarnos bien está, más que en la prohibición de alimentos, en que nuestra dieta sea variada, moderada y equilibrada. Está claro que no todo el mundo necesita la misma cantidad de alimentos, ya que no es lo mismo el papá y la mamá que los peques de la casa, y también depende de la actividad física que realicemos cada uno pero lo que sí es muy importante es que en la familia cumplamos las recomendaciones nutricionales, especialmente de vitaminas y minerales.

“Deberíamos recuperar buena parte de las recetas tradicionales con alimentos estacionales y de proximidad. Platos de elaboración sencilla, servidos en porciones razonables, con un elevado contenido de verduras, hortalizas, legumbres, cereales de grano entero, pescados y carnes magras, lácteos bajos en grasa, junto a la ingesta imprescindible de 3 o más piezas diarias de fruta. Deberíamos ser más activos y hacer más ejercicio como parte de los factores indispensables para estar más saludables”, afirma el doctor Javier Aranceta Bartrina.

El Dr. Aranceta Bartrina asegura que “Consumimos menos energía que en los últimos cincuenta años. Gastamos entre 800 y 1.000 calorías menos al día [los adultos] con motivo de los distintos adelantos tecnológicos: ropa de abrigo, calefacción, ascensor, coche, cadena de producción, lavadora, etc. Sin embargo, en condiciones normales necesitamos incorporar ingestas superiores a las 2.000 calorías diarias [los adultos] para asegurar la cobertura de micronutrientes como, por ejemplo, calcio, vitamina C, zinc, etc. La solución está en realizar una dieta equilibrada y aumentar el gasto energético a través del incremento de la actividad física. Cosas sencillas como pasear una hora al día, subir algunos pisos por las escaleras, nadar o acudir al gimnasio 2-3 días a la semana, nos pueden ayudar en este importante objetivo”. 

En el caso de los peques de la casa se recomienda una ingesta diaria de calorías es de 1300 aproximadas para los niños de uno a tres años, de 1800 entre los cuatro y los seis años y de 2000 calorías cuando se encuentran entre los siete y los diez años de edad. Una vez llegan a la preadolescencia la ingesta se incrementa a 2500 en el caso de los chicos y 2300 en el caso de las chicas.

Pero siempre, siempre, debemos recordar que estas indicaciones variarán dependiendo de la actividad física que realice el niño y también debemos hacer hincapié en que estas calorías ingeridas deben ser de calidad y no provenir de comida basura, bollería o grasas en exceso

Continúa leyendo