Recetas de Navidad

Aprende a hacer una casita de pan de jengibre con tus hijos

Aunque el pan de jengibre es una receta navideña muy popular en algunos países europeos, con la masa original se puede elaborar una entretenida casa de jengibre. ¿Cómo? Te lo descubrimos.

Aprende a hacer una casita de pan de jengibre con tus hijos
Foto: Istock

Lo cierto es que tanto el pan de jengibre como las distintas formas que ha tomado a lo largo de los años tienen, en realidad, una larga historia. Se cree que una receta temprana de pan de jengibre se remonta a la época de los antiguos griegos y egipcios, quienes usaban una preparación parecida con fines ceremoniales.

Pero no fue hasta el siglo XI cuando el pan de jengibre apareció oficialmente en Europa, cuando los cruzados trajeron jengibre de Oriente Medio, y los cocineros de los aristócratas más importantes comenzaron a experimentar con él. Así, a la medida que tanto el jengibre como otras especias empezaban a adquirir precios más asequibles para el pueblo, el pan de jengibre terminó por hacerse popular.

En Europa, una de las primeras recetas de pan de jengibre consistía en una masa que se elaboraba con pan duro rallado, almendras molidas, agua de rosas, jengibre y azúcar. La pasta se prensaba en moldes de madera, que eran talladas como una especie de guión gráfico que contaba las noticias del día, con símbolos religiosos, la imagen de nuevos reyes, reinas o emperadores.

Luego, la galleta terminada podía estar decorada con pintura dorada comestible, o con glaseado blanco con la finalidad de resaltar algunos de sus detalles en relieve.

Un poco más tarde, en el siglo XVI, los ingleses comenzaron a reemplazar el pan rallado por harina, y añadieron edulcorantes y huevos. Posteriormente apareció el primer hombre de pan de jengibre (que se atribuiría a la reina Isabel I). Y, poco después, surgió la primera casita de pan de jengibre, una elaboración indispensable de las fiestas navideñas.

Cómo hacer una casa de pan de jengibre

Cómo hacer una casa de pan de jengibre
Foto: Istock

Ingredientes para la masa:

  • 525 g de harina
  • 1 cucharada de jengibre molido
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 170 g de mantequilla sin sal ablandada
  • 210 g de azúcar morena
  • 125 ml de melaza
  • 1 huevo
  • ½ cucharadita de nuez moscada molida
  • ½ cucharadita de sal

Ingredientes para las ventanas:

  • 5 caramelos de nata triturados

Ingredientes para el glaseado:

  • 1 clara de huevo
  • 195 g de azúcar glas

Elaboración de la masa:

En un tazón grande combinamos la harina, el bicarbonato de sodio, el jengibre, la canela, la nuez moscada y la sal. Una vez mezclados, reservamos.

En otro cuenco grande batimos la mantequilla con la melaza y el azúcar moreno. Es preferible usar una batidora eléctrica. Añadimos el huevo y mezclamos bien. Con la ayuda de una cuchara de madera, o a velocidad baja, añadimos los ingredientes secos y mezclamos hasta que la masa esté homogénea y suave.

Formamos un total de 3 bolas con la masa, que deberemos envolver con papel film transparente. Las introducimos en la nevera y las refrigeramos durante 1 hora. Mientras, precalentamos el horno a 180 ºC.

En una hoja de papel vegetal de horno, extendemos la masa en un rectángulo de 33 x 25 cm y con 3 mm de grosor.

Colocamos la plantilla del frente de la casa sobre la encimera, y con la ayuda de un cuchillo pequeño, cortamos la forma de la casa, luego la puerta y, seguidamente, las ventanas. Retiramos con cuidado la masa del interior de las aberturas, y volvemos a amasar de nuevo los distintos restos de masa que vayan quedando.

Estiramos hasta los 3 mm de grosor, y con la plantilla nuevamente, cortamos el respaldo triangular, las contraventanas, el umbral de la puerta y los toldos. Retiramos el exceso de masa y colocamos las piezas en el papel de horno alrededor de la casa.

Deslizamos con cuidado el papel de horno en una bandeja para hornear. Reservamos. Con el resto de la masa (bolas incluidas) estiramos y cortamos otras fachadas o galletas. Seguidamente, introducimos en el horno y cocinamos durante 8 minutos. Luego, retiramos del horno y reservamos.

Distribuimos ahora las migajas de dos caramelos de nata en la entrada y por cada ventana, y continuamos horneando durante 5 minutos más. Retiramos del horno y dejamos enfriar nuevamente, ahora durante 1 hora.

Para hacer el glaseado, en un cuenco batimos la clara de huevo con el azúcar glas hasta que quede suave. Introducimos la mezcla en una manga pastelera provista de una pequeña boquilla lisa, y aseguramos las contraventanas, los toldos y el umbral de la puerta. Decoramos luego la parte frontal de la casa con glaseado, y dejamos secar completamente.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo