Recetas para niños

Bocaditos de chocolate y avellanas: receta ideal para niños

Con un sabor que recuerda muchísimo a la popular crema de chocolate y avellanas, no te pierdas esta receta de bocaditos muy fáciles de hacer e ideales para la merienda.

Bocaditos de chocolate y avellanas
Foto: Istock

¿Quién ha dicho que una merienda divertida no puede ser nutritiva? Ya sabemos que tanto las galletas como muchos de los cereales que encontramos en los supermercados tienden a no ser opciones muy saludables, por lo que no serían adecuados cuando se los ofrecemos a nuestros hijos cada día, tanto para el desayuno como para la merienda.

No en vano, cada vez es mayor el número de mamás y papás que se preocupan por los alimentos que les dan a sus hijos, de manera que prefieren optar por elaborar las galletas en casa, y controlar la calidad de los ingredientes que utilizan durante el proceso de elaboración, que continuar comprándolos en el supermercado.

Partiendo de la base de que incluso las galletas caseras no dejan de ser galletas, de manera que por el hecho de que estén hechas en casa no significa que sean opciones para consumir diariamente, y en grandes cantidades, sí es cierto que existen recetas algo más nutritivas, en las que se utilice una menor cantidad de grasa y, sobre todo, mucho menos azúcar.

Pero si buscas una opción para la merienda diferente, que pueda encantar a tus hijos, que no contenga lactosa, y que proporcione fibra y grasa saludable (proveniente de la avena, las semillas de chía y las nueces), entonces estos bocaditos de chocolate y avellanas te encantarán.

Receta de bocaditos de chocolate y avellanas

Receta de bocaditos de chocolate y avellanas
Foto: Istock

Ingredientes:

  • 1 taza de copos de avena
  • ¾ taza de avellanas tostadas (sin piel)
  • 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete
  • ¼ taza de cacao en polvo sin azúcar
  • ¼ taza de harina de sorgo tamizada
  • 1 cucharada de aceite de oliva (o aceite de coco)
  • 3 cucharadas de semillas de chía
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • ¼ taza de agua
  • ⅓ taza de azúcar morena
  • ¼ cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de azúcar glas

Elaboración:

Comenzamos combinando en una cacerola pequeña a fuego medio-alto el azúcar moreno con el agua. Removemos de forma periódica hasta conseguir que el azúcar se haya disuelto. Seguidamente llevamos a ebullición, y continuamos hirviendo durante 1 minuto.

Reducimos el fuego a bajo, añadimos la mantequilla de cacahuete y el aceite de oliva (o de coco), y revolvemos hasta que la mantequilla de cacahuete se haya derretido por completo. Retiramos del fuego y añadimos la vainilla. Reservamos.

Ahora, en el interior de un procesador de alimentos, añadimos las avellanas, las semillas de chía, la avena, el cacao, la harina de sorgo y la sal. Procesamos hasta que la mezcla se haya convertido en un polvo grueso. Es bastante posible que sea necesario detener el procesador y raspar los lados para despegar la mezcla del tazón. Luego, continúa procesando hasta obtener la consistencia indicada. Vertemos ahora la mezcla de azúcar morena y agua y volvemos a procesar hasta que se forme una pasta dura (tardará alrededor de 1 o 2 minutos).

Mientras tanto, forramos una bandeja pequeña con papel de horno o pergamino. Y formamos la masa con una docena de pequeñas bolitas. Las introducimos luego en el congelador, y congelamos durante una hora.

Se recomienda servirlas inmediatamente, aunque antes de hacerlo puedes remojarlas o espolvorear un poco de azúcar glass por encima. Para terminar, guarda estos deliciosos bocados en el interior de un recipiente hermético, tanto en la nevera como en el congelador.

Algunas variaciones exquisitas

Si deseas elaborar estos bocaditos sin nada de gluten, es aconsejable optar por avena que haya sido certificada sin gluten; de esta manera tendrás la seguridad (y la tranquilidad) de que no contendrá nada de gluten

Si no dispones de un procesador de alimentos, pero sí de una batidora, también puedes hacerlo de la siguiente manera: utiliza una cacerola mediana para la mezcla de mantequilla de cacahuete y aceite. Luego, muele las semillas de chía, avellanas, cacao, avena, harina de sorgo y la sal hasta que se haya convertido en un polvo grueso. Seguidamente, añade estos ingredientes a la mezcla de mantequilla de cacahuete, y revuelve hasta que se combinen.

Como vemos, se trata de una receta sencilla con infinidad de opciones. Y una versión de postre o merienda algo más nutritiva y saludable.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo