Nuevas tecnologías y alimentación

Cada vez más cerca de conocer el origen genético de la obesidad

La interacción entre nutrientes y genes permitirá determinar el grado de predisposición para padecer sobrepeso y obesidad.

El pasado mes de julio, Vitoria acogió la séptima edición del Simposio 'Nuevos desarrollos en alimentación, actividad física y salud', en él las nuevas tecnologías tuvieron gran importancia debido a la optimización de la actividad física y la alimentación que con ellas podemos conseguir.

Las nuevas tecnologías están presentes en actividades tan cotidianas como su uso para medir la intensidad de la actividad deportiva, pero se han hecho fundamentales en la ciencia donde, por ejemplo, se han usado para el desarrollo de test nutrigenéticos, para el tratamiento de trastornos alimentarios, o para la detección de biomarcadores nutrigenómicos capaces de identificar y prevenir la obesidad.

Estos han sido algunos de los temas tratados en el simposio dirigido por el profesor Andreu Palou, Catedrático y Director del LBNB (Laboratorio de Biología Molecular, Nutrición y Biotecnología) de la Universidad de Las Islas Baleares (UIB) & Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Obesidad y Nutrición (CIBERobn). Para él, “el estudio de la interacción entre los nutrientes y los genes es una faceta en la que estamos avanzando a buen ritmo para identificar biomarcadores que nos permitan determinar el grado de predisposición de los individuos a padecer obesidad antes de que ésta se manifieste”, tanto es así que ya han encontrado varios biomarcadores y expresiones de genes alteradas en modelos con ratas jóvenes. Según esta investigación, dirigida también por el profesor, la alimentación de la madre durante la gestación y la alimentación del niño en las etapas tempranas del desarrollo tienen un papel protagonista a la hora de padecer estas afecciones tan comunes hoy en día. Los efectos de la alimentación de la madre durante la gestación quedan registrados en nuestros genes y cromosomas, y pueden determinar si sus hijos tendrán una predisposición mayor o menor a la obesidad.

En este simposio, que se celebra cada dos años, se han discutido temas tan importantes como la actividad física y la alimentación personalizada, los problemas metabólicos del sedentarismo y su control, biomarcadores personalizados para la salud y las guías de nutrición cada vez más adecuadas a cada uno, como tendencia para tratar y prevenir la obesidad.

Todo esto surge, según el Prof. Palau porque “hace ya tiempo que hemos asumido que la alimentación es de lo más importante en nuestras vidas y que, junto con un estilo de vida saludable, puede llegar a ser nuestra principal fuente de bienestar y salud, y un paraguas para la felicidad”.

También te puede interesar:

CONTINÚA LEYENDO