Recetas de otoño

Cómo asar castañas fácilmente en casa

Cada otoño es posible disfrutar de determinados alimentos de temporada, como por ejemplo es el caso de las castañas. Si te encantan tanto como a nosotros, te ofrecemos en esta ocasión dos recetas sencillas para aprender a hacer castañas asadas fácilmente en casa.

Faltan pocos días para que dé comienzo la temporada de castañas, justo después de la llegada del otoño, que oficialmente empezó en el día de hoy. Se caracterizan por ser un fruto seco sumamente característico de esta estación, principalmente porque su temporada comienza habitualmente durante el mes de octubre, acabando en el mes de diciembre (un mes en el que empieza el invierno).

Durante años las castañas se han convertido en una fuente de alimento tremendamente valiosa en muchas culturas, en especial en algunos países asiáticos como China, Japón y Corea, y también en el Mediterráneo. De hecho, se ha venido cultivando durante más de 6.000 años en China, y 3.000 años en Europa. Además, se tiene la constancia de que los griegos las consideraban incluso como un alimento superior a las nueces, las avellanas y las almendras. 

En cualquier caso, no hay duda que las castañas destacan por ser una auténtica delicia, que pueden ser consumidas crudas, cocidas o asadas. Tal es su versatilidad que es posible tomarlas en elaboraciones saladas (por ejemplo, en sopas o cremas), en forma de compota o mermelada, o en preparaciones dulces, como truchas o empanadillas, tartas y pasteles.

Desde un punto de vista nutritivo, las castañas poseen carbohidratos complejos, que proporcionan energía lentamente, no originando un aumento repentino en el nivel de azúcar en la sangre (como sí ocurre con los carbohidratos simples). También poseen fibra, en cantidad superior a las nueces o pistachos, convirtiéndose incluso en un alimento de bajo índice glucémico. También son tremendamente ricas en ácidos grasos esenciales, incluyendo el ácido linoleico (sumamente adecuado para los bebés), vitamina C y E, absolutamente todas las vitaminas del complejo B, hierro, cobre y zinc.

Cómo hacer castañas asadas fácilmente al horno (receta)

Asar se convierte en una de las mejores maneras de disfrutar de las castañas, gracias a que el tiempo de asado confiere a este alimento un sabor mucho más delicado y ligeramente dulce, al que se le une una textura por lo general suave, similar al de las batatas o boniatos.

Disponer de una chimenea o un asador al aire libre se convierte en algunas de las mejores opciones a la hora de asar castañas, principalmente si se hace sobre las brasas. Sin embargo, también es perfectamente posible hacerlas sobre una simple sartén de hierro con un fondo perforado (útil para que las llamas puedan tocar las castañas), o incluso en un horno. A continuación, te explicamos distintas opciones para aprender a asarlas fácilmente en casa.

Castañas asadas al horno
Foto: Istock

Ingredientes: 

  • Un puñado de castañas (sin pelar y sin tostar)

Elaboración:

Comenzaremos precalentando el horno a 200 ºC. Con la ayuda de un cuchillo de cocina afilado haz un corte en forma de ‘X’ en el lado redondo de cada castaña. Es un paso importantísimo para evitar que las castañas puedan “explotar” debido a la presión interna causada por el calor, y también facilitará muchísimo el proceso de pelado después de tostarlas.

Coloca ahora las castañas en la bandeja del horno. Con cuidado de no quemarte, introduce en el horno y asa entre 15 a 20 minutos, hasta que el área donde hayas hecho el corte se muestre más abierto debido al calor, y las castañas se hayan ablandado (ojo, no quemado).

Retira las castañas del horno y apílalas en un montículo en un paño de cocina limpio. Envuélvelas y apriétalas con fuerza, hasta que crujan. Luego deja reposar durante unos minutos.

Ahora le toca el turno a las cáscaras oscuras del exterior. Retíralas, y elimina también la piel que encontrarás entre la cáscara y la castaña. Si lo deseas, puedes añadir un poco de sal por encima. ¡Listas! A disfrutar.

Cómo asar castañas a la sartén (receta)

Otra opción sumamente sencilla a la hora de preparar castañas asadas es hacerlas a la sartén, con la ayuda -preferiblemente- de un sartén antiguo. En este caso, el proceso es un poco más elaborado, ya que necesitas una taza de agua (o más cantidad según sea necesario), para conseguir que retirar la cáscara oscura sea más sencillo una vez asadas.

Castañas asadas a la sartén
Foto: Istock

Ingredientes:

  • Un puñado de castañas (sin tostar y sin pelar)
  • Una taza de agua
  • Sal gruesa

Elaboración: 

Con la ayuda de un cuchillo afilado, haz un corte con forma de ‘X’ a lo largo de la cáscara de cada castaña (preferiblemente por el lado más plano, ya que será mucho más sencillo).

Ahora coloca las castañas en una sartén grande, añade el agua, coloca la sartén a fuego alto y deja que el agua hierva, agitándola con frecuencia, hasta que el agua se haya evaporado por completo (bastará con unos 5 minutos aproximadamente). Sin embargo, si las castañas no se han abierto ligeramente, es conveniente añadir un poco más de agua y cocinarlas al vapor hasta que se abran.

Una vez se han abierto, añade la sal gruesa al gusto, baja a fuego bajo, tapa la sartén y cocina agitando la sartén de vez en cuando para evitar que se quemen, hasta que las cáscaras estén tostadas y las castañas tiernas (alrededor de 20 minutos). Finalmente, retira del fuego y pela la cáscara oscura y la piel interior cuando estén lo suficientemente frías como para poder manipularlas sin quemarnos los dedos.

Christian Pérez

Christian Pérez

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

Continúa leyendo