Recetas para niños

Cómo hacer muffins ideales para niños

Los muffins son unos panecillos deliciosamente exquisitos que permiten una amplísima diversidad de preparaciones, gracias principalmente a que son muy versátiles. Además, se caracterizan por ser bastante fáciles de elaborar, por lo que son ideales para preparar en compañía de los más pequeños.

¿Confundes los muffins con las magdalenas? Es normal, aún cuando seas toda una experta elaborando ambos dulces, lo común es dudar en un principio acerca de cuáles son sus diferencias, dado que suelen tener una apariencia bastante similar o parecida. Además, a estos dos dulces tradicionales se le unió hace algunos años otro invitado más que añadió todavía más confusión si cabe: los cupcakes. Por tanto, ¿cuáles son sus diferencias?

Como opinan los expertos reposteros y panaderos, aún cuando pueda ser difícil determinar la diferencia entre ellos, la realidad es que después del primer bocado, suele quedar bastante claro qué es lo que estamos comiendo.

Tanto los muffins como las magdalenas, y también los cupcakes, son similares en cuanto a su composición e ingredientes. Todos suelen contener harina, huevos, mantequilla, leche y azúcar. Sin embargo, la cantidad de mantequilla y de azúcar es mayor en los cupcakes que en los muffins o magdalenas. Y, también, el proceso de mezcla y su consistencia son diferentes. 

Los cupcakes, por ejemplo, se hacen uniendo la mantequilla con el azúcar con la finalidad de crear una masa mucho más suave y esponjosa. Mientras que la masa para magdalenas tiende a batirse más, en comparación con los muffins. Esta última masa es ligeramente golpeada, permaneciendo relativamente grumosa. Por este motivo, los muffins suelen ser un producto horneado más denso.

Las magdalenas suelen contener menos azúcar, y también pueden ser dulces o salados. Y su textura es esponjosa y ligera, cosa que no ocurre con los cupcakes o los muffins, que son más densos. Además, no suelen ser rellenados ni se les añade fruta, aunque sí pueden tener algún aromatizante, como vainilla o limón. No obstante, no llevan ningún tipo de decoración; como mucho, un poco de azúcar en la parte superior. Y es aquí cuando nos encontramos con los deliciosos y exquisitos muffins.

¿Qué son exactamente los muffins?

Son unos deliciosos bollitos, de origen anglosajón (a diferencia de las magdalenas, que provienen originalmente de Francia), que tienen un aspecto de panecillo y que suelen servirse rellenos de mantequilla o mermelada, y partidos por la mitad.

A diferencia de las magdalenas, poseen una masa muchísimo más densa, lo que hace que también tiendan a ser menos esponjosas. Además, en su receta habitualmente se incluye menos cantidad de azúcar. También son tremendamente versátiles, puesto que se les pueden añadir infinidad de ingredientes, como frutos secos, chocolate, fruta fresca, yogur, crema… Y lo que es aún mejor: también se pueden hacer salados.

Receta básica de muffins

Ingredientes:

  • 2 huevos medianos
  • 125 ml de aceite de girasol
  • 250 ml de leche semidesnatada
  • 400 g de harina con levadura (o 400 g de harina + 3 cucharaditas de levadura en polvo)
  • 250 g de azúcar glas
  • 1 cucharadita de sal
  • 100 g de pepitas de chocolate o pasas sultanas (opcional)

Elaboración:

Comenzaremos precalentando el horno a 200 ºC. En un cuenco grande pon los huevos y bátelos con la ayuda de la batidora eléctrica de mano durante aproximadamente 1 minuto. Añade ahora el aceite de girasol y la leche, y continúa batiendo hasta que se combinen. Posteriormente añade el azúcar glas, y bate de nuevo hasta obtener una masa lo más suave posible.

En un cuenco aparte tamiza la harina con la levadura y la cucharadita de sal. Luego vierte sobre la mezcla anterior, mezclando hasta que esté suave. Pero ojo, debes tener cuidado de no mezclar demasiado la masa, dado que lo único que conseguirás es que la masa de los muffins se vuelva dura.

Añade ahora las pepitas de chocolate o las pasas sultanas, si lo deseas.

Vierte ahora la masa con cuidado en cada cajita o molde de muffins, llenando dos tercios. Introduce en el horno, a la mitad, y hornea durante 20 a 25 minutos, hasta que se eleven, estén firmes al tacto, y al insertar una brocheta en el centro ésta salga perfectamente limpia.

Deja que se enfríen durante unos minutos.

Receta de muffins de chocolate

Ingredientes:

  • 125 g de harina normal
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 25 g de cacao puro en polvo
  • 1 huevo grande
  • 2 cucharadas de aceite de girasol
  • 100 ml de leche entera
  • 60 g de azúcar en polvo
  • 50 g de chispas o pepitas de chocolate

Elaboración:

Precalienta el horno a 180ºC. En un cuenco grande comenzaremos tamizando la harina, el cacao y la levadura en polvo.

En otro cuenco grande vierte el huevo, el azúcar, el aceite de girasol y la leche, y mezcla bien con la ayuda de una batidora eléctrica de mano. Luego vierte gradualmente los ingredientes secos (agrega también ahora las chispas o pepitas de chocolate), y mezcla hasta que los ingredientes se hayan combinado bien.

Coloca la mezcla de manera uniforme en los moldes para muffins, introduce en el horno y hornea entre 20 a 25 minutos, hasta que al insertar una brocheta en el medio salga limpia. Si es así, saca del horno y deja que se enfríen.

Divertidos muffins de mermelada

Ingredientes: 

  • 175 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • ½ cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 25 g de avena
  • 175 g de azúcar moreno
  • 1 huevo grande
  • 150 g de yogur natural
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • 9 cucharaditas de mermelada (tu favorita)
  • La ralladura y el jugo de 1 naranja

Elaboración:

Comenzaremos precalentando el horno a 200 ºC. En un cuenco grande combina la harina, la avena, la levadura en polvo, el azúcar y el bicarbonato de sodio.

En otro cuenco pon la ralladura de naranja, el jugo de la naranja, el aceite de girasol, el huevo y el yogur. Con la ayuda de un tenedor mezcla bien.

Vierte ahora los ingredientes secos en el cuenco de los ingredientes húmedos o líquidos, y vuelve a mezclar de nuevo hasta que todos los ingredientes se hayan integrado bien.

Vierte con cuidado 1 cucharada de la mezcla en cada molde o cajita de muffins, cubre seguidamente con 1 cucharadita de mermelada, y continúa cubriendo con la mezcla de muffins restante.

Introduce en el horno, y hornea entre 15 a 20 minutos, hasta que los muffins estén bien cocidos y ricamente dorados. Finalmente saca del horno y deja que se enfríen un poco.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo