Dulce sin remordimientos

Cómo hacer un turrón casero saludable esta Navidad

Con chocolate negro, aceite de oliva, sal y otros ingredientes al gusto como los cereales hinchados o los frutos secos se puede hacer un dulce navideño nutritivo para chuparse los dedos.

Turrón (Foto: iStock)
Turrón (Foto: iStock)

¿Es posible hacer un turrón saludable que esté rico en Navidad? Sí, lo es. No va a estar tan dulce como el que estás imaginando, y lo mejor es no compararlos porque sus sabores no serán iguales, pero te garantizamos que no tendrá nada que envidiarle y que estaréis comiendo algo que nutritivamente tenga valor, no como ocurre cuando echáis mano (y los peques con vosotros) de la tableta que venden en el súper. Además, ¡lo podéis personalizar a vuestro gusto!

Hay, como sabes, muchos tipos de turrones, pero si vamos a preparar uno casero que guste a los peques, no puede faltar el chocolate como ingrediente principal, así que te vamos a enseñar cómo hacer un turrón saludable de este ingrediente que vuelve locos a grandes y pequeños. 

La base sobre la que partimos es un chocolate que como mínimo tenga el 70% de cacao en su composición. Lo suyo sería el 85% para reducir más si cabe el azúcar, y también se puede hacer con menos de ese 70%, pero ya sabéis que eso significa que será menos saludable. Como no os vamos a estar vigilando por un agujerito, os dejamos la teoría y vosotros la lleváis a la práctica como queráis… 

Dado que el chocolate hay que fundirlo al baño maría, si es fondant, mejor. Los hay de todas las marcas y porcentajes de pureza, así que escoged vuestra favorita. Además, necesitaréis un molde, que si es de silicona, mejor, ya que os resultará más sencillo desmoldar el turrón cuando esté compacto y frío; aceite de oliva virgen extra; sal, una pizca; y otros ingredientes al gusto para acompañar al chocolate.

Estos pueden ser frutos secos como las almendras o las avellanas, enteras o picadas, aunque si van a tomar el turrón niños muy pequeños es mejor que optéis por cereales inflados como el arroz, el centeno, el mijo o incluso la quinoa. Todos se pueden encontrar ya en los supermercados, generalmente en la sección de productos BIO. Para los más valientes, o por si queréis hacer una versión más original para los adultos de la casa, podéis añadir mantequilla de cacahuete, pimienta, canela, jengibre o cualquier otra especie que os guste en casa. 

Paso a paso

Una vez tenéis elegida vuestra combinación, simplemente tenéis que fundir el chocolate al baño maría. Si vais a añadir una cucharada de mantequilla de cacahuete o alguna crema de fruto seco similar, podéis hacerlo en este momento del cocinado o en el siguiente paso. 

Una vez el chocolate esté derretido, sacadlo a un bol y mezclar bien con el aceite de oliva y la crema de frutos secos si es vuestra opción para acompañarlo. Dejad que se atempere antes de añadir los ingredientes enteros o picados que darán sabor extra al turrón: lo dicho, si es para niños muy pequeños, es recomendable algún cereal inflado -100%, sin azúcar ni nada parecido- antes que los frutos secos. 

Una vez bien mezclado todo, verted la crema en un molde y dejadlo a temperatura ambiente para que se solidifique. Podéis meterlo tapado con film en el frigorífico para que lo haga más rápido, pero en ambos casos necesitaréis unas horas para que vuestro turrón casero esté listo. Cuando la larga espera se termine, podréis ver que el turrón está compacto y entonces sí será momento de hincarle el diente en familia. Eso sí, si lo teníais en la nevera, sacadlo de esta al menos media hora antes para consumirlo a temperatura ambiente. 

Continúa leyendo