Organización

Cómo organizar un menú semanal sano y creativo

Organizar un menú semanal es una tarea muy práctica .Os ayudará a comer más saludable (al incluir todos los grupos de alimentos y platos con productos de temporada), a liberar carga mental (se hace la tarea una vez y no hay que ir pensando cada día) y a ahorrar, ya que podrás plantear mejor la compra. Rita Alonso, fundadora Dommuss.com la app para organizarse en familia, nos da las claves para conseguirlo en base a pautas muy sencillas y efectivas:

El primer consejo para organizar un menú semanal familiar es parte de una plantilla base.

Para simplificar la tarea lo más fácil es contar con una plantilla que incluya todos los días de la semana, un espacio para la comida y otro para la cena, con el fin de ir rellenando cada semana. Lo ideal es contar con una que te sirva de base para todas las semanas en la que indiques en cada comida el alimento principal que la va constituir. De esta manera te asegurarás de que el menú es equilibrado. Es decir, que a lo largo de la semana incluyes una buena proporción de cada grupo de alimentos. Por ejemplo, el lunes en la comida pasta y en la cena pollo, el martes en la comida legumbres y en la cena pescado blanco, etc.

Un menú equilibrado debe incluir, por ejemplo, 4 raciones de pescado y marisco a la semana, 4 raciones de carne (roja sólo una), 3 raciones de legumbres y 2 raciones de huevo.

Puedes hacer tu propia plantilla o utilizar una como la que te proporciona Dommuss, la app para organizarse en casa, que podrás compartir con todos los miembros de la familia. Y además, la tendrás siempre en el móvil para consultarla en cualquier momento o lugar si no recuerdas qué hay de comer para comer ese día.

Cómo crear el menú semanal ideal

Idealmente incluye todos los grupos de alimentos en todas las comidas. Como decíamos antes cada comida tendrá un alimento principal, pero lo bueno es luego complementarlo con otro tipo de alimentos. Esta es la teoría del plato saludable de Harvard: la mitad del plato verduras y frutas y la otra mitad, un cuarto proteínas (pescado, carne, huevos…) y un cuarto cereales (pasta, arroz, maiz, tostas…) u otros hidratos (patatas, otros tubérculos). Las grasas e importantes nutrientes como vitaminas, minerales ya vienen incluidas en los alimentos o en la preparación de los platos. 

Por ejemplo, si toca pasta, pues hacerla con verduras y gambas. Si toca pescado, preparar un salmón en papillote con verduras y patatas cocidas. Si toca carne, tomar una hamburguesa con mazorca de maíz y ensalada de tomate. 

Apuesta por el producto de temporada

Todo son ventajas: tienen más sabor, son más saludables -porque contienen más nutrientes- y son más baratos. 

Para no aburrirte, busca inspiración. Lo normal es incluir muchos platos típicos de cada casa en los menús porque son los que nos gustan y nos resultan más fáciles. Pero no está demás ir incluyendo novedades para ir ampliando nuestra selección. En tus libros de cocina, preguntando a tus amigos o cuñados o en páginas web de cocina, como la Revista Mia y recetas encontrarás mil platos para ir innovando tus menús. 

Prepara la lista de la compra en función del menú que hayas diseñado: comprarás sólo que necesitéis y no desperdiciaréis comida. Puedes incluir tu compra también en la app así cualquiera se puede acercar a comprarla.

 

Artículo escrito por Rita Alonso, fundadora Dommuss.com la app para organizarse en familia.

También te puede interesar:

CONTINÚA LEYENDO