Alerta

Consejos para prevenir los riesgos de una intoxicación alimentaria por el calor

Repasamos algunas medidas y hábitos esenciales para prevenir la ingesta de comida en mal estado, lo cual ocurre más en verano.

En verano, incluso desde la entrada con fuerza del calor en la segunda mitad de la primavera, son más habituales las intoxicaciones alimentarias por comida en mal estado fruto de una mala conservación y su exposición a temperaturas inadecuadas. Con peques, son también más recurrentes los planes que implican llevar comida de casa: cumpleaños en exterior, salidas al campo, días de piscina y playa, etcétera. Por eso, debemos tener especial cuidado. 

Según la OCU, son tres los principales motivos por los que la comida se estropea en verano. La proliferación de los gérmenes tiene que ver con las elevadas temperaturas, condiciones óptimas para la reproducción de la mayoría de bacterias; con la humedad, porque se reproducen con mayor facilidad en este tipo de ambiente; y el tiempo, porque algunas son muy rápidas dividiéndose y expandiéndose.

Cómo limitar el riesgo de intoxicación

Los expertos en alimentación y salud recuerdan una y otra vez los consejos más eficaces a la hora de manipular y conservar los alimentos. Estos cobran todavía más importancia en época de calor por los motivos descritos anteriormente. Son los siguientes:

  • Refrigeración: “Para dificultar su proliferación se deben mantener por debajo de los 5º aquellos alimentos que deban estar refrigerados”, dice la OCU. Es importante llevar a la compra bolsas de frío para no romper la cadena y mantener siempre en este tipo de envases o neveras con hielo la comida que llevéis a un día de picnic o similar. Además, esta debe estar, dentro de lo posible, en un lugar fresco y sin que le dé directamente la luz del sol. “Mantén fresca la nevera o cesta con la comida, con acumuladores o una bolsa de hielos, o refrigera con agua del mar o río”, señala la OCU.
  • Cocinado: este consejo en genérico, para todo el año. La temperatura suficiente de cocinado de los alimentos es “al menos los 65º durante dos minutos”, señala la OCU.
  • No descongelar a temperatura ambiente: nunca debemos congelar a temperatura ambiente, hábito que todavía está muy extendido. Es una puerta abierta a la proliferación de bacterias. En verano, hacerlo entraña si cabe más riesgo.
  • A la nevera nada más cocinar: en casa, después de cocinar, si la comida no es para consumirla inmediatamente, refrigera lo antes posible para evitar el riesgo de tenerla a temperatura ambiente.
  • Limpieza: a la hora de manipular alimentos, hay algunas claves vitales para limitar el riesgo de intoxicación. La limpieza de las manos y los utensilios, y separar zona sucia de zona limpia son los dos más importantes.
  • Contaminación cruzada: Además, hay que tener especial cuidado con la manipulación de las carnes en crudo. Siempre, después de hacerlo, lávate bien las manos y los utensilios utilizados, tanto los cuchillos como las tablas. 
  • Cuidado con el coche: este es un detalle que no es baladí cuando llega el verano porque es habitual dejar comida en el maletero pensando que no pasa nada si haces dos recados antes de ir a casa o la sacas cuando sea la hora de comer para no tener que cargar antes con ella. El coche, en verano y primavera, es un horno, así que la comida se puede estropear en un visto y no visto.
  • Recipientes herméticos: Es muy importante conservar bien la comida que os llevéis fuera de casa. “Si sales al campo o la playa, lleva la comida en recipientes muy limpios y herméticamente cerrados”, aconseja la OCU.
  • Conservar: los alimentos que vayáis a tomar fuera de casa y ya estén fuera, en la mesa, es mejor que los mantengáis tapados para evitar la visita indeseada de insectos.
  • Deja los alimentos tapados y bien protegidos: así evitarás las visitas de los insectos, que pueden transmitir la intoxicación.
  • Los alimentos fríos, al final: Este es un hábito sencillo de adquirir en el que a menudo no caemos. A la hora de hacer la compra, coge al final los alimentos refrigerados y congelados para acortar el tiempo que pasan sin ello.
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo