Recetas de postres

Deliciosas recetas con fresas que gustarán a los más pequeños

¿A tus hijos les gustan las fresas? Si es así posiblemente les encanten algunos de las recetas sencillas y fáciles de hacer que te proponemos. Tan nutritivas como exquisitas, son ideales para cualquier momento y ocasión.

Es cierto que su llamativo color y su característica, peculiar y particular forma son dos aspectos fundamentales que atraen a todos los niños, de prácticamente todas las edades (tanto pequeños como mayores). 

Pero no solo eso. Su sabor ligeramente agrio y dulce a la vez hace que se convierta en una de las opciones indiscutibles para la mayoría de los niños durante los meses de febrero a mayo, aunque en ocasiones es posible encontrarlas también hasta junio. Efectivamente, estamos hablando de las maravillosas y exquisitas fresas

Pero en su interior alberga todo un conjunto de nutrientes que hacen que se conviertan en una opción verdaderamente nutritiva para los más pequeños de la casa. Lo que, unido a su versatilidad, ayuda a que pueda ser añadida fácilmente como ingrediente en infinidad de recetas (y no necesariamente postres).

Destaca especialmente por su elevado contenido en vitamina C, la cual ayuda a estimular el sistema inmunológico de los niños, además de proporcionar beneficios antioxidantes, útiles para reducir la acción nociva de los radicales libres.

Son ricas en fibra, útil para el buen tránsito intestinal de los más pequeños, al ser útil a la hora no solo de proporcionar saciedad, sino de ayudar a digerir mejor los alimentos, evitando con ello muchos de los problemas comúnmente asociados. Mientras que también ayudan a mantener la salud ocular de los niños y a promover la salud de su cerebro.

Si quieres aprender a elaborar exquisitas y sencillas recetas con fresas para niños, no te pierdas algunas de las propuestas que te hacemos a continuación.

Fresas bañadas en chocolate negro

Fresas bañadas en chocolate negro
Foto: Istock

Posiblemente nos encontramos ante uno de los postres con fresas favoritos de los niños. Aunque para hacerlo un poco más saludable se recomienda sustituir el chocolate con leche por chocolate negro (con al menos un 70 por ciento de cacao).

Ingredientes:

  • 450 g de fresas
  • 100 g de chocolate negro (picado en trozos)
  • 30 g de chocolate blanco (para decorar, opcional)

Elaboración:

En primer lugar vamos a derretir el chocolate negro. Para ello, lo picamos en trozos, lo colocamos en un cuenco resistente al calor y lo introducimos en el microondas, calentando durante 10 a 15 segundos. Cuando haya pasado este tiempo lo sacamos, lo removemos ligeramente y lo volvemos a introducir de nuevo otros 10 segundos más, para repetir el proceso si es necesario.

Recuerda que, cuando derretimos el chocolate al microondas, es posible que se nos pase y se termine endureciendo cuando lo calentamos mucho, por lo que lo más recomendable es calentarlo suavemente con períodos cortos de tiempo. Una vez conseguido, lo reservamos. 

Lavamos bien las fresas. No es necesario retirar la parte superior, ya que nos ayudará a la hora de poder sostenerlas mejor. Una vez lavadas, las secamos bien con la ayuda de una servilleta absorbente.

Luego, las sostenemos suavemente por la parte superior frondosa y las sumergimos por la mitad en el chocolate. Retiramos el exceso de chocolate y las colocamos sobre una tira de papel de hornear.  Repetimos lo mismo con el resto de las fresas.

En caso de que desees decorarlas, solo tienes que derretir el chocolate blanco como hemos hecho con el chocolate negro al microondas, y rociarlo ligeramente sobre las fresas con chocolate.

Helado de fresas casero

Helado de fresas casero
Foto: Istock

¿A quién no le gusta un exquisito y cremoso helado de fresas? Elaborado en casa seguramente se convierte en una opción todavía más especial. Además, es tremendamente simple de elaborar.

Ingredientes:

  • 400 g de fresas (sin tallos)
  • 600 ml de nata doble
  • 300 ml de leche entera
  • 150 g de azúcar glas
  • 5 yemas de huevo
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 2 cucharaditas de jugo de limón

Elaboración:

Después de lavarlas bien y retirarles el tallo, colocamos las fresas en un procesador de alimentos, o en una licuadora. Las procesamos hasta obtener un puré suave. Añadimos ahora el jugo de limón recién exprimido y las volvemos a mezclar un poco.

En una cacerola al fuego calentamos la nata y la leche. Calentamos hasta que esté humeante (sin llegar a hervir). En un cuenco, batimos el azúcar junto con las yemas de huevo durante al menos 2 minutos. Vertemos ahora la mezcla de nata y leche sobre las yemas batidas, suavemente, a la vez que continuamos batiendo. Colamos luego con la ayuda de un colador sobre la cacerola.

Cocinamos suavemente a fuego medio-bajo hasta que la mezcla haya espesado un poco, hasta que alcance entre 80 a 85 ºC (se recomienda comprobar con un termómetro de cocina). Transferimos a un cuenco, cubrimos y dejamos enfriar durante 10 minutos. Luego, introducimos en la nevera y dejamos enfriar durante 60 minutos más.

Revolvemos el puré de fresa, añadimos el extracto de vainilla y lo combinamos con la mezcla de nata fría, yemas de huevo y leche.

Congelamos el helado en una máquina para hacer helados. No obstante, en caso de que no tengamos, bastará con reservarlo en un recipiente adecuado en el congelador durante al menos 4 horas. Eso sí, es fundamental que, cada hora, lo batimos vigorosamente con la finalidad de que el helado se quede cremoso, eliminando los cristales de hielo.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo