Hidratación en verano

En verano cuida tu hidratación

Siempre debemos cuidar de mantener nuestra hidratación, pero durante los meses de calor hay que estar especialmente atentos a este tema.

Con solo perder algo más del 2% de agua de nuestro cuerpo, el organismo ya se resiente: disminuye la memoria a corto plazo y rendimos menos tanto física como mentalmente ya que te puede doler la cabeza. Y eso sucede con una deshidratación leve (1-2%), si nos referimos a la deshidratación moderada (2-5%) a los síntomas anteriores hay que unir la fatiga y la afección de las actividades intelectuales psicomotoras o de atención, ¡imagina si llegamos al nivel considerado severo (+5%)!

Como cerca del 60% de nuestro organismo es agua, debemos mantener nuestra hidratación dentro de los niveles adecuados, especialmente en verano que nuestra eliminación de líquidos es mayor debido al calor. Nuestro cuerpo necesita que le aportemos un extra de hidratación mediante el consumo de agua y otras bebidas.

Los alimentos también hidratan pero se recomienda que un 75-80% del líquido que se necesita consumir diariamente provenga de las bebidas ya que, salvo las que contienen alcohol, el resto son importantes fuentes de agua.

Además, se recomienda leer la información nutricional y la relativa a la cantidad de calorías que aportan algunas bebidas y, en todo caso, elegir alternativas bajas en (o sin) calorías. 

Contenido hídrico según el tipo de bebida

  • Agua del grifo: 100%
  • Agua embotellada: 100%
  • Bebidas refrescantes con edulcorantes (con/sin gas): 99%
  • Bebidas refrescantes con zumo de frutas y edulcorantes (con/sin gas): 98%
  • Té: 98%
  • Café: 98%
  • Infusiones: 98%
  • Gazpacho: 95%
  • Bebidas isotónicas o para deportistas: 94%
  • Lecha desnatada: 91%
  • Bebidas refrescantes con azúcar (con/sin gas): 90%
  • Leche semidesnatada: 90%
  • Zumos de fruta: 88% 

Recomendaciones clave para mantener la hidratación este verano

  • No te confíes, la sensación de sed aparece cuando el cuerpo ya ha comenzado a deshidratarse, por ello ten una botella de agua o líquido a mano y bebe a menudo.
  • Elige las bebidas según tu nivel de actividad física y estilo de vida, por ejemplo, las bebidas ricas en sales minerales son perfectas para los deportistas pero, si no has realizado ejercicio, pueden subirte la tensión arterial.
  • Lee la información nutricional de las bebidas y elige sus versiones bajas en (o sin) calorías, en caso necesario.
  • Aumenta la ingesta de líquidos en época de calor y, especialmente, antes, durante y después del ejercicio físico y el deporte.
  • Para mantener una adecuada hidratación puedes tomar de referente el consumo de 8/10 vasos diarios de líquido al día.
  • Toma fruta, verdura, sopas y otros alimentos que tengan un alto contenido de agua.
  • Si te preocupa guardar la línea, bebe agua y bebidas bajas en (o sin) calorías
También te puede interesar:

Continúa leyendo