Alimentación escolar

Escuelas de Estados Unidos darán de comer solo sándwiches a los niños cuyos padres les deban dinero

La medida, anunciada por el estado de Rhode Island, al noreste de Estados Unidos, podría dañar seriamente la salud de los menores afectados, quienes podrían sufrir obesidad, hipertensión, colesterol, enfermedades cardiovasculares y diabetes tanto en la infancia como en la adolescencia.

El próximo lunes 13 de mayo las escuelas públicas del estado estadounidense de Rhode Island (al noreste del país) comenzarán a aplicar una medida que podría poner en grave riesgo la salud de sus alumnos. Si nada ni nadie lo remedia, y pese a lo contraproducente del planteamiento, esos colegios empezarán a dar de comer un simple sánwiche de mantequilla y mermelada a todos aquellos niños cuyas familias tengan deudas con sus centros y sus comedores escolares.

Una deuda que dicho Estado, que cuenta con unos 9.000 estudiantes matriculados en sus escuelas, cifra en unos 40.000 dólares (equivalente a 36.000 euros). Cantidad que pretende reducir apostando por una medida que se antoja perjudicial y dañina para la salud, tanto física como psicológica, de los menores que resulten afectados.

En el plano físico, la doctora Emil López, de Dieta Coherente, ha explicado a Ser Padres que “el valor nutricional de un pan de molde con mantequilla y mermelada es muy bajo”. Además, advierte que ese sándwiche “no aporta las proteínas que los menores necesitan en un momento de gran crecimiento”, y resalta que “las grasas saturadas de la mantequilla y su bajo poder saciante favorecen el sobrepeso infantil y el aumento del colesterol”.

No solo eso. La experta consultada por esta publicación sostiene que si el resto de comidas de los niños afectados por la medida fuesen variadas y equilibradas, ese sándwiche sería menos nocivo, pero como probablemente estos niños forman parte de familias menos favorecidas, con una cultura alimentaria limitada y pocos recursos económicos, es de esperar que en sus casas se recurra mucho a la comida rápida, a los platos precocinados, a los fritos y en general a alimentos de alto contenido en azúcares, grasas saturadas y trans y sal, lo que condicionará el peso y la salud de estos niños a corto plazo. En concreto Emil López advierte que los niños que sigan esa ‘dieta del sandwiche’ podrán ver incrementado su riesgo de padecer, además de sobrepeso y colesterol, obesidad, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y diabetes en su infancia y en su adolescencia.

“Teniendo en cuenta que estos niños probablemente tengan una dieta menos completa en casa, debido a las dificultades económicas o sociales de sus familias, es una irresponsabilidad por parte del comedor. Porque muchas veces la comida escolar, es el plato principal de muchos niños y por tanto debe ser lo más completo y variado”, destaca la doctora López.

Daños psicológicos

Además de los efectos físicos, esta medida puede también tener efectos negativos a nivel psicológico entre los menores que resulten afectados. Y es que podrían sentirse avergonzados y ser acosados por otros niños.

La ley del estado de Rhode Island obliga a los colegios públicos a dar de comer a sus alumnos. Casi el 70 por ciento de ellos lo hacen de forma gratuita o con precios reducidos, pero eso no es suficiente para que haya cientos de alumnos que tienen deudas con el comedor escolar. Queda por ver si esa ley pasa a ser papel mojado o alguien hace uso de ella para poner fin a la disparatada propuesta lanzada por las autoridades de Rhode Island.

foto gema

Gema Boiza

Madrileña de corazón, mamá de un bebé hispano-francés y periodista. Soy curiosa, amante de los viajes, de mi familia y de mis amigos. Me gusta descubrir personas, lugares y emociones, y contar a través de mi profesión todos esos descubrimientos. Desde Ser Padres espero poder contaros muchos de ellos!

CONTINÚA LEYENDO