Alimentos para niños

Gofio canario: un alimento muy nutritivo para los niños

El gofio es un alimento característico de las Islas Canarias, donde se incluye en la dieta de muchas personas y donde es conocido por sus múltiples cualidades nutritivas. Son estas las que hacen de él una opción excelente para los más peques de la casa.

Si en alguna ocasión has viajado a las Islas Canarias y haz disfrutado de algunas comidas típicas del archipiélago, es probable que ya te hayas encontrado con uno de los alimentos más populares y característicos: el tradicional gofio canario. Consiste, como veremos, en un maravilloso y nutritivo alimento, muy consumido en las islas por niños, jóvenes y también mayores.

Estas islas, situadas a unas 60 millas de la costa africana, han recibido durante siglos la influencia culinaria de una amplia variedad de lugares: la Península Ibérica, África y América Latina, entre ellos. Es por ello que suele decirse que esta comunidad autónoma tiene una de las gastronomías más originales de España.

¿Sabes qué es el gofio canario? ¿En qué consiste?

El gofio canario tiene una particularidad que comparte con pocos alimentos de la dieta mediterránea: se puede usar, a la vez, en platos dulces y salados. Además, puede ser agregado al café con leche, a caldos o guisos, a platos de pescado, o combinarlo con almendras y pasas para conseguir la elaboración de un plato tradicional: el plato amasado.

Endémico de las Islas Canarias, el gofio es un grano molido similar a la harina integral, por lo general trigo o maíz, el cual es tostado de forma totalmente artesanal. Su tonalidad, de hecho, varía dependiendo tanto de su composición exacta como del grado al que finalmente ha sido tostado. Por este motivo, es posible encontrar en el mercado gofio con tonos más oscuros o más amarillentos.

De hecho, tal es su importancia que se caracterizó por ser la comida básica de los antiguos aborígenes de las islas (los guanches), y llegó a convertirse en un elemento vital cuando otros alimentos escaseaban, especialmente en tiempos de hambruna (como ocurrió después de la Guerra Civil, donde la escasez de determinados alimentos y el racionamiento era la tónica general del día a día).

¿Qué beneficios nutritivos ofrece el gofio canario?

Una de las principales características que definen al gofio es su origen natural y sin aditivos ni conservantes ni colorantes. El proceso de elaboración continúa siendo, a día de hoy, completamente natural y artesanal: se muele totalmente el grano hasta conseguir esta harina fina.

Desde un punto de vista nutritivo, lleva un alto contenido en vitaminas y en minerales. Por ejemplo, aporta cantidades interesantes de vitaminas del grupo B (como la B1, B2 y B3), así como minerales como el hierro, magnesio, calcio, sodio, zinc y potasio.

También aporta cantidades igualmente interesantes de ácidos grasos omega-6, aminoácidos y fibra alimentaria. Además, destaca por ser tremendamente bajo en grasas, motivo por el cual su inclusión en la alimentación infantil es muy recomendable.

Un estudio llevado a cabo por el Hospital Universitario de Canarias (HUC) entre los años 2007 y 2014, y en el que se recabaron datos de mil pacientes de entre 70 y 80 años de edad que presentaban síntomas de dolor de pecho (a los que se les solicitó realizar una prueba de esfuerzo), descubrió que aquellos individuos que habían consumido gofio de manera habitual durante al menos 40 años presentaban un menor riesgo de sufrir una enfermedad arterial coronaria, una mejor capacidad funcional, y una mayor proporción a la hora de superar las pruebas de esfuerzo.

De esta forma, se concluyó que la ingesta prolongada de gofio, a lo largo del tiempo, ayudaría a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Composición nutricional por cada 100 gramos de gofio:

  • Energía: 399 kcal / 1661 kJ
  • Hidratos de carbono: 81.6 g
  • Proteínas: 10.8 g
  • Grasas: 2.5 g
  • Grasas (de las cuales saturadas): 0.51 g
  • Agua: 8 g
  • Fibra: 1.9
  • Hierro: 5.73 mg
  • Magnesio: 97 mg
  • Fósforo: 371.6 mg
  • Zinc: 3.35 mg
  • Vitamina A: 0.17 µg
  • Vitamina B1: 0.1 mg
  • Vitamina B2: 0.02 mg
  • Vitamina B3: 4.45 mg
  • Vitamina C: 6.4 mg

Algunas formas deliciosas de comer gofio

El gofio es un alimento tremendamente versátil, que puede añadirse a la dieta del niño de forma sumamente sencilla, a la par que deliciosa. Basta con agregar una o dos cucharadas al cuenco o tazón de leche, o disfrutarlo en una amplia variedad de preparaciones. A continuación te indicamos de qué forma puedes hacerlo:

  • Gofio con leche. Es la opción más simple, sencilla y, sobre todo, rápida. Si el pequeño ya toma leche de fórmula o leche de vaca, y también ha empezado a tomar cereales, puedes añadir una o dos cucharadas de gofio a la leche. En Canarias, por ejemplo, es habitual añadir gofio al biberón del niño, el cual suele disfrutar con bastante gusto (de hecho), ya que este cereal tostado proporciona a la leche un sabor característico que tiende a gustar mucho al pequeño.
  • Gofio amasado. Para niños un poco más mayores, otra opción ideal es disfrutarlo en forma de pella de gofio. ¿Y en qué consiste? Básicamente es gofio mezclado con aceite de oliva, almendras, agua y miel (para aportarle cierto sabor dulce), al que se le da forma de tubo denso, y se sirve cortado en rodajas o discos. Puede convertirse en una opción excelente para la merienda del niño, además de muy nutritivo, sobre todo si ya es un poco mayor y puede comer miel (aunque si no deseas añadir azúcar o miel, puedes sustituir cualquier endulzante por uvas pasas o dátiles).
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo