Refrescantes y sabrosos

Helados sanos que puedes hacer en casa para llevar mejor el calor

Es complicado resistirse a un refrescante helado cuando las temperaturas suben pero, ¿quién dijo que solo existen opciones azucaradas para hacerlo? Hay muchas versiones igualmente deliciosas pero mucho más saludables que puedes hacer de forma rápida y sencilla en casa.

Aunque no hay nada que te impida poder disfrutar de ellos durante todo el año, es desde los previos días al comienzo del verano cuando los helados viven su particular momento de gloria. Puede haber debate entre quienes prefieren una gran tarrina, los que son más de cucurucho, los que se mantienen fieles al de corte o los que directamente se rinden ante los de tipo bombón, pero en lo que no hay discusión es en que pocas cosas ayudan tanto a llevar mejor el calor como un buen helado. Es el dulce por excelencia de la temporada estival y, como tal, resulta verdaderamente complicado no caer en la tentación.

Ojo, que hablemos de dulce no quiere decir que solo existan los clásicos helados azucarados que todos conocemos. Hay opciones igual de refrescantes pero mucho más saludables y nutritivas que merece la pena disfrutar sin ningún tipo de remordimiento. Helados sanos con un sabor irresistible que incluso puedes hacer tu mismo y que seguro harán las delicias de los peques de la casa.

Otra forma de tomar fruta

Muchos padres tienen en el hecho de que sus hijos tomen fruta su mayor caballo de batalla. Si ese es tu caso, los helados pueden ser un genial recurso para lograr introducir algunas piezas en su dieta. La opción más sencilla es la de congelar unas fresas y batirlas con un poco de queso batido, opción que también puedes probar con otras frutas siempre jugando con las distintas proporciones para que quede textura sorbete. Puedes hacerlo también con queso crema o yogur griego para que la textura quede más cremosa y recuerde al clásico Frigopie pero mucho más saludable.

Otra fórmula de helado sano es cortar pequeños trozos de distintas piezas de fruta y repartirlos por varias heladeras. Rellena los recipientes con un poco de zumo de naranja y deja congelar unas tres horas. Quedarán unos polos refrescantes y deliciosos.

También puedes simplemente licuar un poco de mango, melón y plátano o probar la combinación de frutas que más te guste, verter el contenido en los recipientes que vayas a utilizar y congelar durante cuatro horas. Más sencillo, imposible.

Para amantes del chocolate

Aunque parezca complicado, los amantes del chocolate también pueden disfrutar de un helado sano y delicioso al mismo tiempo. Por ejemplo, puedes probar a simplemente batir tres plátanos previamente congelados con un poco de cacao puro y crema de cacahuete, o mezclar esa misma fruta con una crema de chocolate y avellanas casera. Puedes añadirle algún endulzante natural como el dátil para potenciar el sabor pero estará tan rico que te aseguramos que no será necesario.

Para hacer tu particular versión saludable de los bombones helados puedes utilizar mango congelado y mezclarlo con un poco de leche o bebida vegetal y cubrir la mezcla que habrás batido previamente con chocolate puro derretido al baño maría. La combinación de plátano, aguacate y yogur griego también puede servirte para conseguir una receta similar con la que plantar cara al calor sin renunciar a una buena alimentación.

Continúa leyendo