Patrocinado

La carne de vacuno en la alimentación infantil

La carne de vacuno tiene propiedades saludables y nutrientes indispensables para el crecimiento del niño.

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI, según alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS), que revela que está aumentando de forma alarmante tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo. Se estima que actualmente 17,6 millones de niños menores de 5 años sufren obesidad. Hay dos factores fundamentales que causan obesidad en los niños. El primero de ellos es la ingesta de alimentos procesados e hipercalóricos con abundantes grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales y otros micronutrientes saludables. El segundo, la disminución de la actividad física y el sedentarismo.

Propiedades de la ternera

En este sentido, la solución es animar a los niños a que hagan deporte y darles una dieta variada y saludable, en la que predominen las frutas, hortalizas, legumbres, cereales y carnes con menos grasas, como la de vacuno. Es perfecta para los niños, ayuda a controlar su sobrepeso, les encanta porque es tierna y magra, y da mucho juego en la cocina. La puedes preparar guisada, a la jardinera, en redondo, acompañando pastas y verduras o como relleno de patatas y hojaldres.

Además de ayudarle a controlar la obesidad, la carne de vacuno tiene importantes beneficios para tu hijo. En primer lugar, es fuente de proteínas y proporciona vitaminas esenciales del grupo B, como la vitamina B3, que regula el sistema circulatorio y los niveles de glucosa y ácidos grasos de la sangre, y la vitamina B12, que realiza la síntesis en la neurotransmisión del sistema nervioso, preserva la reserva energética de los músculos y contribuye al buen desarrollo y funcionamiento del sistema inmunitario. Además, la carne de vacuno aporta zinc, fósforo y y minerales y aminoácidos indispensables como la sarcosina, la alanina o el magnesio. Una opción perfecta para toda la familia.

Para todas las edades

De 1 a 4 años. Las papillas y purés son una forma ideal de ir incorporando la carne de vacuno, escogiendo piezas menos grasas y triturándolas junto a verduras para que el aporte nutricional sea mucho más rico. En esta etapa de su desarrollo, lo ideal es que le des carne unas cinco veces a la semana, incluyendo como guarnición.

De 4 a 12 años. Es la etapa en la que comienzan los problemas de peso. La Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda dar al niño dos raciones de carne magra al día acompañada de verduras y legumbres. Para las mamás. Durante la gestación se requiere un aporte extra de energía y ciertos nutrientes necesarios para el desarrollo del bebé.

Durante el embarazo se debe aumentar el consumo de proteínas 15 gramos al día, y también la cantidad de hierro, magnesio, zinc y selenio. Después del parto, si optas por la lactancia natural, necesitarás aumentar la ingesta de agua, proteínas, calcio, zinc, magnesio y selenio. En este sentido, la carne de vacuno ayuda a proporcionar las cantidades adecuadas de proteínas, hierro y zinc.

En definitiva, tanto el bebé como la madre necesitan una alimentación variada en la que se encuentren todos los tipos de alimentos, entre ellos la carne de vacuno.

Un plato diferente: Tacos de ternera

INGREDIENTES (PARA 4 PERSONAS)

200 g de carne de ternera en filetes, aceite de oliva,
1 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 pimiento verde, 1 o 2 chiles mejicanos picantes, 250 g de tomate frito,
100 g de frijoles, 1 cucharadita de comino en polvo, 1

cucharadita de orégano en polvo, 1 cucharadita de pimentón en polvo, 1⁄2 cucharadita de clavo en polvo, sal

PARA TERMINAR: Queso feta desmigado, cilantro picado, cebolla roja picada, 1 tomate rojo en dados, 12 tortillas de maíz

1. Pelar y picar el ajo y la cebolla. Limpiar el pimiento y picar también.

2. En una olla grande poner un buen chorro de aceite de oliva y calentar. Sofreír la cebolla, el ajo y el pimiento.

3. Cuando hayan pasado 5 minutos añadir las especias, el tomate y los chiles bien picaditos.

4. Rehogar un buen rato, incorporar los frijoles, remover bien y reservar caliente.

5. Salpimentar los filetes de carne y hacerlos en una sartén, cortarlos en tiras finas y reservar.

6. Hacer las tortillas en una sartén bien caliente, sin grasa ni aceite, unos 2 minutos por cada lado.
Sacar de la sartén y doblar la tortilla a la mitad para que coja forma de taco.

7. Para preparar los tacos coger una tortilla, rellenar con el sofrito y la carne, añadir un poquito de cebolla roja, tomate un poco de cilantro y terminar con el queso feta por encima.

 

Continúa leyendo