Patrocinado

Los niños tienen requerimientos nutricionales específicos a su edad

Cuando nuestros hijos crecen lo hacen a un ritmo vertiginoso y su alimentación se debe adecuar a sus necesidades nutricionales.

Los niños tienen unos requerimientos nutricionales muy específicos que no debemos olvidar, ya que se encuentran en continuo desarrollo, crecimiento y aprendizaje. En este sentido, los ácidos grasos Omega 3 DHA desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de su cerebro y retina, tanto durante el desarrollo fetal como durante sus dos primeros años de vida. Por su parte, el hierro es un nutriente esencial para el óptimo desarrollo mental, motor y conductual, ya que es un mineral que está presente en todas las células del cuerpo y que interviene directamente en la formación de la hemoglobina y los glóbulos rojos. Sin embargo, a pesar de la importancia que tiene para el correcto desarrollo cognitivo, los niños españoles no alcanzan a las cantidades recomendadas de este nutriente. Y lo mismo ocurre con los ácidos grasos Omega 3 DHA.

Muchas veces, por desconocimiento, los padres pensamos que nuestros hijos tienen cubiertas todas sus necesidades nutritivas, sin embargo, la realidad es que los niños españoles consumen menos del 50% de la cantidad diaria recomendada de DHA y más de la mitad de nuestros hijos toman menos cantidad de hierro del que necesitan diariamente.

Lo importante para evitar desequilibrios nutricionales, que puedan acarrear a nuestros pequeños consecuencias a largo plazo, es conseguir que sigan una dieta equilibrada en la que se vean incluidos los pescados azules, las carnes como el hígado, además de los lácteos, la fruta, las verduras y los hidratos. Sin embargo, esta tarea puede resultar, en momentos, un esfuerzo titánico; antes de caer en la desesperación y la preocupación podemos hacer frente a estas carencias de nutrientes haciendo uso de las leches adaptadas o de crecimiento, una alternativa útil y práctica para incorporar en la alimentación del niño todos los nutrientes que necesitan para su óptimo desarrollo, además con la facilidad que implica para nosotros, como padres, el hecho de que la leche ya está incluida en su dieta diaria.

Continúa leyendo