Alimentación

Más de la mitad de los niños españoles toma un desayuno poco saludable y con exceso de azúcar

Los alimentos que más consumen los niños en el desayuno son leche, galletas, pan y cereales, la mayoría de estos son ultraprocesados y desaconsejados por la OMS para una alimentación saludable.

niño desayunando dos donuts
Fuente: iStock

Más de la mitad de los niños y niñas realiza un desayuno poco saludable en parámetros de exceso de azúcar y de calorías, nada aconsejable según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este es el resultado del Informe Aladino elaborado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

Según los datos de la AESAN, la gran mayoría de niños españoles desayuna leche, más de la mitad come de forma habitual galletas y la otra mitad pan, tostadas o cereales de desayuno. Sin embargo, solo el 20% toma fruta fresca, según este informe institucional.

El 70% de los alimentos del desayuno son ultraprocesados

La investigación descubre que una parte importante de los productos consumidos por los niños en el desayuno resultan ser ultraprocesados (70%), o bien pertenece a categorías no recomendadas por la Organización Mundial de la Salud. En particular las galletas, que aunque casi el 60% de los niños las toma para desayunar habitualmente en España, son un producto desaconsejado por la OMS en cualquiera de sus variaciones.

En el caso de los cereales de desayuno, sí se pueden encontrar opciones saludables en el mercado, pero solo el 35% de ellos estaría dentro de las recomendaciones de la OMS. En la práctica, el 60% de los cereales que podemos encontrar en el mercado tiene un exceso de azúcar.

Por su parte, llama la atención el caso de las bebidas lácteas. Tienen como base un ingrediente netamente saludable, la leche, pero resulta que un 16,3% de los productos de esta gama, resultan ser también ultraprocesados. Al tema de la leche se le añade un problema importante desde el punto de vista nutricional: la adición de cacao soluble de un tercio de los niños y niñas españoles.

"Un niño que salga de casa habiendo desayunado un vaso de leche con cacao soluble y unas galletas con toda probabilidad habrá sobrepasado, ya en el desayuno, la máxima cantidad diaria de azúcar que se recomienda no superar", señala Jean-Baptiste Boubault, cofundador de El CoCo.

En cuanto al pan, que es percibido generalmente como una opción saludable, debería de incluirse en la dieta en sus versiones integrales. Según los datos, el 70% de los panes más vendidos de los supermercados tienen un exceso de sal.

Obesidad infantil

El informe, que recoge datos de 2019, asegura que en España el 23,3% de los niños de entre 6 y 9 años tiene sobrepeso, y un 17% sufre obesidad según los estándares de la OMS. "Uno de los principales problemas es que muchas veces podemos creer que estamos dando alimentos saludables a nuestros hijos cuando en realidad no es así", explica Boubault.

La publicidad nos ha hecho creer que en el desayuno solo valen las galletas, el cacao, la leche y la bollería industrial, pero la realidad es que podemos tomar para desayunar cualquier cosa y sobre todo si son productos naturales cocinados en casa: huevos, sobras de la cena del día anterior, leche, yogur, frutas y verduras, etc. Boubault cuenta que la idea es considerar para el desayuno cualquier opción saludable que pueda incluirse en otra ingesta, como una comida o una cena.

¿Cómo podemos saber lo que comemos?

Una opción es acudir al sistema de etiquetado Nutri-Score, que ha sido puesto en marcha por el Gobierno dentro de la Estrategia Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad. Han etiquetado los alimentos en 5 colores para diferenciar los alimentos en función del grado de procesamiento y de cómo afecta a la salud de los usuarios. 

La etiqueta se encuentra en la parte delantera del envase y los colores son, de mejor a peor: verde oscuro, verde claro, amarillo, naranja y rojo. Los distintos colores se acompañan con las letras, también de mejor a peor: A, B, C, D y E

Otra opción es El CoCo, una app para consumidores conscientes que quieran entender e interpretar la información nutricional que aparece en las etiquetas de los envases de los alimentos. Mediante la aplicación podemos escanear el código de barras de cualquier producto y obtener una nota nutricional que nos orientará al respecto de la idoneidad de ese producto en nuestro patrón de alimentación.

El algoritmo de El CoCo se basa por un lado en el perfil de nutrientes de la OMS para distintas categorías de alimentos que indica qué productos o alimentos, según su naturaleza o características, deberían o no ser objeto de promoción orientada a niños; por otro, el sistema NOVA, basado en el grado de procesamiento de los alimentos.

La combinación de estas métricas, verificada por el equipo de nutricionistas de El CoCo, ofrecerá al usuario una puntuación del 0 al 10, donde el 0 corresponde a productos mínimamente recomendables y donde lo ideal sería elegir los productos con una nota de 7 o superior.

Algo similar a lo que hace El Coco, realiza la app de Carlos Ríos, 'MyRealFood', que sigue el movimiento de la comida real, mostrándonos si el alimento que escaneamos es un buen procesado, comida real o un ultra-procesado. Además, también nos proponen alternativas a dicho producto mucho más saludables.

Foto Carla

Carla SMG

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

Continúa leyendo