El mejor pan

¿Por qué es recomendable que acostumbres a tus hijos a comer pan integral?

Te contamos cuáles son sus diferencias esenciales con el pan blanco y por qué los especialistas en nutrición lo recomiendan por encima de este.

Agua, sal, levadura y harina, estos son los cuatro ingredientes esenciales del pan, alimento al que solemos clasificar en dos grandes subgrupos, blanco e integral. Los nutricionistas y demás expertos en nutrición llevan mucho tiempo insistiendo en los beneficios de este último en comparación del plan blanco de toda la vida. Te contamos cuáles son las diferencias esenciales entre ambos y por qué es aconsejable que acostumbres a tu hijo a tomar pan integral.

Habrás leído o escuchado que el pan blanco está elaborado con harinas refinadas, pero quizá no sepas qué significa esto. Pues bien, se entiende por refinada aquella harina a cuyos granos enteros se les somete a un proceso industrial para volver más fina su partícula. Para entender bien de qué estamos hablando, ayuda mucho conocer que el trigo, cereal más habitual con el que se elabora pan (no el único) se compone de tres partes: el salvado, su capa más externa, la que se ocupa de proteger la semilla; el endospermo, el cuerpo del cereal, donde están los hidratos de carbono y las proteínas; y el germen de trigo, que es el núcleo de la semilla. En el primero, el salvado, se encuentra la fibra del cereal.

En los panes blancos, al refinarse su harina moliendo el grano y tamizándolo después, se suele desechar tanto el salvado como el germen, dejando solamente el cuerpo del cereal, el endospermo. En cambio, en los panes integrales se utiliza todo, de ahí que su color sea más oscuro. Esto es debido al salvado y la fibra que este contiene. El pan integral, por lo tanto, mantiene todos sus nutrientes, tanto la fibra como las vitaminas y minerales, entre otros, cosa que no pasa con los panes blancos. 

Actualmente, desde que entró en vigor la llamada “nueva ley del pan” en el año 2019, todos los panes integrales deben estar elaborados al 100% con harina de este tipo; no se permite etiquetar como integral un pan que contenga una mezcla de los dos tipos de harina. 

Beneficios concretos

Por todo lo explicado, el pan integral es un alimento más nutritivo que el pan blanco. Sobre todo lo es por su aporte en fibra, pero también porque contiene vitaminas del grupo B y E y algunos minerales. Además, contiene el pan integral más riboflavina, que es un compuesto vitamínico con un impacto positivo en el organismo.

Como alimento rico en fibra que es, el pan integral es un alimento que ayuda al correcto tránsito intestinal, y esto es así con independencia de la edad. Además, su digestión es mucho más llevadera que la del pan blanco, y esto se suma al hecho de que sacia más por su proceso de fermentación, en el que se produce un proceso que modifica la proteína del pan, el gluten. Al saciar más, se controla más la cantidad ingerida. 

Por todas estas razones, que son de peso, es recomendable introducir el pan integral en casa para que los peques de la casa se acostumbren a él desde niños. Es un producto mucho más recomendable desde el punto de vista de la salud alimentaria y ni engorda más que el pan blanco ni sabe peor. Para nada es así; esto es cuestión de gustos. Y en caso de que no os guste, tened en cuenta que el paladar se entrena con el tiempo.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo