Ventajas en la cocina

Todo lo que puedes hacer con una freidora de aire en casa

Te contamos qué es y en qué puede ayudarte en casa el electrodoméstico de moda, alternativa para comer un poco más saludable sin renunciar a los fritos.

Foto: iStock
Foto: iStock

Hace más de una década que la compañía Philips presentó en público en una feria tecnológica celebrada en Berlín en el año 2010 la primera freidora de aire y es ahora cuando este electrodoméstico está empezando a ser conocido por la opinión pública.

Con el auge de la alimentación saludable, uno de los puntos en los que más se enfocan los expertos en la materia para que mejoremos los hábitos alimentarios en el ámbito del hogar son las técnicas de cocinado de los alimentos, y los fritos son en este sentido el enemigo número uno. 

Esto es así porque está demostrado que es menos saludable comer alimentos cocinados tras sumergirlos en aceite hirviendo que cocidos, cocinados al vapor u horneados, por ejemplo, y también porque en los hogares con niños se suele abusar mucho, sobre todo en las cenas, de la fritura.

Prueba de esto último es precisamente el boom de las freidoras de aire, que ahora aparecen en el catálogo de todas las principales casas de electrodomésticos del mundo. Sabe la industria que la freidura es vital para muchas familias y, empujados por la necesidad y el deseo a partes iguales de los consumidores de alimentarse de manera más sana, les ha llevado a desarrollar sus propias freidoras de aire a partir de la original del 2010.

Cómo funciona la freidora de aire

Estas no son más que un subproducto de las freidoras porque para hacer bien una fritura es necesario usar mucho aceite y sumergir en él los ingredientes cuando estén bien calientes. Las freidoras de aire, en cambio, se basan en un sistema de aire muy caliente en circulación movido por electricidad y la acción de un ventilador. Este aire es el que cocina los alimentos de forma que se reduzca todo lo posible la grasa y el resultado se parezca al de la freidora tradicional. 

Sin embargo, no son freidoras sin aceite porque todas utilizan una cantidad mínima para cocinar los alimentos, ya que de otra forma no sería más que un horno eléctrico que usa también el aire a altas temperaturas y un ventilador. Por esta doble acción del aire caliente y el aceite podríamos decir que las freidoras de aire están a medio camino del horno y las freidoras clásicas

En el mercado encontrarás distintos tipos que varían en función de su diseño -de cajón frontal con cesto, con abertura superior o tipo horno multifunción-, materiales -plástico, acero inoxidable…- potencia y tamaño. En función de dichos factores, así será lo que puedes hacer con ellas en casa. 

¿Qué se puede hacer en casa?

Lo principal que puedes hacer con este electrodoméstico, como su propio nombre indica aunque tenga trampa, es freír los mismos alimentos que ahora fríes con la tradicional freidora o en sartén: croquetas, empanadillas, patatas fritas, alitas de pollo, nuggets (mejor caseros) de pollo, y también esos productos ultraprocesados tipo barritas de merluza que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, te recordamos que deberías retirar de la dieta familiar porque son de todo menos saludables. 

Dependiendo del modelo de freidora, puedes replicar también técnicas propias del horno como es el grill, lo cual te permite, por ejemplo, cocinar pollo de forma similar a como lo harías en el horno, y también de la parrilla, por lo que podrías hacer carnes y pescados que habitualmente cocinas a la parrilla. Pero para esto es necesario que la freidora de aire que compres lo permita. 

Lo que sí podrás hacer es calentar alimentos que ya están cocinados, como ese golpe de calor que le das a algunos alimentos que quedaron del día anterior en el horno o el micro antes de comerlos.

Pero, más allá de estas acciones secundarias, una freidora de aire está pensada por encima de todo para comer de una manera algo más saludable sin renunciar a preparar los alimentos en fritura, si bien no es tan saludable como cocinarlos en el horno y el resultado no está tan rico como una fritura bien hecha en sartén o freidora. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo