Recetas nutritivas

Puré de patatas clásico y 3 recetas más exquisitas

De sabor suave y textura cremosa, no hay duda que el puré de patatas se convierte en una comida que encanta a los niños. Te ofrecemos la receta tradicional y también otras tres recetas diferentes sumamente deliciosas y exquisitas.

De textura cremosa y exquisita, y de sabor realmente suave, es cierto que el puré de patatas más tradicional es una preparación sencilla y tremendamente fácil de hacer, que por lo general tiende a encantar a los más pequeños de la casa (y, precisamente, no tan pequeños).

Es cierto que se caracteriza por ser un acompañante ideal para una amplia variedad de opciones, principalmente carnes, aunque es verdad que también es delicioso como guarnición para unas nutritivas verduras asadas.

Es más, si deseamos aumentar su sabor, es posible acompañarlo con un poco de salsa de carne recién hecha vertida por encima del puré. O bien optar por una preparación curiosa y dulce, por ejemplo con mermelada de arándanos (que, dicho sea de paso, se combina a la perfección con un plato de albóndigas suecas).

¿Qué es y en qué consiste el puré de patatas?

Como su propio nombre indica, básicamente nos encontramos ante un plato elaborado exclusivamente con patatas cocidas y molidas, que puede elaborarse con piel o sin ella, en abundante agua, a las que luego es posible añadir una serie de ingredientes útiles a la hora de mejorar su textura y cremosidad, como podría ser el caso de mantequilla o leche entera.

Además, dependiendo de la receta o preparación que nos encontremos siguiendo, es posible que durante el proceso de prensado o molido se añadan algunos ingredientes comunes, como guisantes cocidos o pequeñas zanahorias.

Al final, se le da el toque exquisito controlando el sabor con la ayuda de un poco de sal (si es posible yodada), pimienta negra molida y nuez moscada, además de añadir alguna que otra hierba aromática o especia, como el romero o eneldo.

Cómo hacer un puré de papas clásico

Cómo hacer un puré de papas clásico
Foto: Istock

Aunque existen infinidad de opciones a la hora de preparar un puré de patatas, a continuación te proponemos, en primer lugar, una de las recetas más clásicas y tradicionales.

Ingredientes:

  • 900 g de patatas
  • 150 ml de nata montada
  • 100 g de mantequilla (sin sal)

Elaboración:

Pelamos las patatas y las lavamos para retirar cualquier resto de suciedad que puedan tener, y las cortamos en trozos. Las añadimos a una olla con agua y sal y cocinamos durante 30 minutos, o hasta que estén tiernas. Luego, las escurrimos en un colador y las trituramos bien.

En una cacerola al fuego calentamos la nata y la mantequilla hasta que casi empiece a hervir. Luego, añadimos esta mezcla a las patatas trituradas y combinamos hasta obtener un puré suave. Sazonamos al gusto y servimos.

Cómo hacer un puré de papas más cremoso

Si te gustó la propuesta de receta anterior, pero prefieres aprender a preparar un puré de papas todavía más cremoso, no te pierdas esta elaboración donde usamos crème fraîche, una crema láctea agria de origen francés exquisita y deliciosa.

Ingredientes:

  • 1/2 kg de patatas
  • 125 ml de leche semidesnatada
  • 4 cucharadas de crème fraîche
  • 2 cucharadas de mantequilla

Elaboración:

Pelamos las patatas y las lavamos bien. Luego, las ponemos a hervir en una cacerola grande con agua y un poco de sal, dejándolas hervir durante unos 15 a 20 minutos, o hasta que estén tiernas. Ahora las transferimos a un colador y las escurrimos bien.

En una cacerola pequeña al fuego calentamos ligeramente la leche semidesnatada y la mantequilla, y luego lo vertemos sobre las patatas. 

Hacemos un puré de papas con la ayuda de un machacador de patatas o con un batidor de mano eléctrico. Vertemos ahora la crème fraîche y removemos con la ayuda de una cucharada de madera, hasta que quede cremoso y suave. Condimentamos con una pizca de sal y pimienta negra molida y servimos.

Puré de patatas y berros

Con un característico color verde, proporcionado por los berros, nos encontramos en esta ocasión ante una opción todavía más deliciosa y nutritiva, que se caracteriza además por ser bajo en grasas y muy económico (a la par que resultante).

Ingredientes:

  • 700 g de patatas
  • 100 ml de leche entera
  • 25 g de mantequilla
  • 170 g de berros lavados y limpios

Elaboración:

Comenzaremos pelando las patatas. Luego, las lavamos bien para retirar cualquier resto de tierra o suciedad, las cortamos y las añadimos a una olla grande con agua y sal, cocinando durante 15 a 20 minutos, o hasta que estén tiernas. Luego, las escurrimos y las volvemos a añadir a la olla (sin agua) para que el vapor se seque durante algunos minutos antes de triturarlas.

En una cacerola añadimos la leche y la mantequilla, y calentamos suavemente hasta que la mantequilla se haya derretido. Luego, añadimos las papas con los berros y un poco de condimento. Para terminar, machacamos y mezclamos bien.

Puré de patatas al horno

Puré de patatas al horno
Foto: Istock

Si prefieres optar por una preparación diferente puedes elaborar este delicioso puré de patatas horneado, elaborado con puré de ajo, pan rallado y queso.

Ingredientes:

  • 1 kg de papas
  • 1 diente de ajo finamente picado
  • 140 ml de nata para cocinar
  • Mantequilla
  • 30 g de pan rallado
  • 30 g de queso rallado (el que más te guste)
  • 2 ramitas de tomillo

Elaboración:

Pelamos las patatas, las lavamos y cortamos. Luego, las introducimos en una olla grande con agua caliente y sal durante 20 minutos, o hasta que estén blandas y tiernas. Las escurrimos y reservamos.

Pelamos el diente de ajo y lo picamos finamente. Luego, derretimos un poco de mantequilla en una sartén pequeña al fuego y cocinamos el ajo durante 1 minuto aproximadamente (no es necesario freírlo). Luego, añadimos la nata para cocinar y calentamos. Añadimos las patatas y las trituramos hasta que queden suaves.

Calentamos el horno a 180 ºC. Con la ayuda de una cuchara, colocamos la mezcla de patatas trituradas en una fuente para hornear (preferiblemente de 20 x 30 cm). Espolvoreamos el pan rallado, el queso rallado y el tomillo por encima, y cocinamos durante 15 minutos, hasta que las migas de pan rallado estén crujientes y el queso se haya derretido. Finalmente, retiramos del horno y servimos.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo