Cocina en familia

¿Qué pueden aprender tus hijos si cocináis juntos?

¡Que no! ¡Que no pasa nada si los niños se ensucian o no lo hacen bien! Si cocináis juntos aprenderán muchísimas habilidades. Mira aquí todas las que pueden adquirir en la cocina.

Pese a que en muchas casas los niños tienen casi prohibido entrar en la cocina, la realidad es que es un lugar de gran aprendizaje y desarrollo para ellos. Siempre que sea con la vigilancia adecuada, si cocináis juntos, los menores pueden adquirir numerosas habilidades. Veamos algunos consejos y todo lo que pueden aprender tus hijos.

¿Qué habilidades adquieren los niños cocinando?

Asocian conceptos matemáticos

Aunque no lo parezca, la cocina está llena de conceptos matemáticos que van a tener una gran aplicación práctica para la vida futura de los niños. Saber cuál es la cantidad de ingredientes que necesitan para una receta, medir las proporciones, saber qué tiempo requieren para hacer según qué alimentos, conocer en cuántas partes tienen que cortar la comida… Todo ello necesita de las matemáticas más cotidianas.

Amplían su vocabulario

Al igual que la cocina ayuda a mejorar la visión matemática, también potencia el campo lingüístico, ya que los menores pueden conocer mucho vocabulario y nuevas expresiones relacionados con el mundo de la gastronomía. Desde los utensilios que han utilizado, la técnica que han empleado para hacer la comida, hasta los verbos, nombres y adjetivos que tienen que ver con cocinar.

Aprenden ciencia y observan reacciones

A los más pequeños les encanta explorar y curiosear su entorno y descubrir qué ocurre con las cosas que les rodean, por eso, qué mejor lugar para aprender que en la cocina cocinando. Mientras hacen recetas van a poder presenciar determinados procesos que les sorprenderán con sus reacciones: una masa elevándose gracias a la levadura, alimentos cocinados en el horno, comidas demasiado hechas...

niño
Fuente: iStock

Potencian los lazos familiares

Si los niños se sienten tranquilos y en un ambiente distendido, es mucho más probable que se sientan cómodos para hablar y expresar sus emociones. Algo muy beneficioso para ganar en complicidad y estimular las relaciones familiares.

Aprenden normas de educación

Ser educados con los demás también ayuda a los niños a integrarse bien en la sociedad, y aprender a serlo desde pequeños es fundamental. La cocina también puede ayudarles a ello, ya que les enseña a saber sentarse adecuadamente para comer, repartir bien la comida entre los invitados, poner la mesa correctamente…

Mejoran su autonomía

Cuando un peque realiza cosas solito, las interioriza mejor gracias a la experiencia. De esta forma, mientras aumenta sus habilidades como la coordinación mano-ojo al verter líquidos en un recipiente o su motricidad al cortar o amasar, por ejemplo, su autonomía aumenta de manera inmediata. Con la práctica, además, consigue hacerlas sin ayuda y gana en independencia.

Consejos para cocinar con los niños

Como ves, dedicar algunos ratitos para cocinar con tus hijos puede ser realmente valioso para su desarrollo. Mira estas recomendaciones:

  • Crea un entorno a su medida. Lógicamente no vas a crear una minicocinita, pero sí que puedes adaptar la cocina a ellos. Coloca sus cosas en un cajón bajo y dale un taburete para que pueda ver lo que hace más fácilmente. Además, también puedes buscar un delantal de su tamaño y algunos utensilios de cocina para niños.
  • Ármate de paciencia. Por supuesto, ten en cuenta que los peques van y se van a manchar, por lo que no debes perder la calma por ello.
  • Muestra respeto por lo que hagan y no actúes por ellos. Claro que puedes ayudarlos, pero primero deja que intenten lo que les has pedido a su forma.
  • Elige un momento en el que todos estéis relajados. Será mucho mejor para todos que la actividad sea un día en el que tengáis tiempo y podáis estar tranquilos disfrutando juntos.

Continúa leyendo