¿Ave, cerdo o ternera, natural o procesada?

¿Qué tipo de carne le doy?

Una madre nos pregunta qué tipo de carne debe dar a sus hijos y cuánta. Le responde el doctor José Manuel Moreno Villares en este artículo.

También te puede interesar: Los niños comen demasiadas proteínas
carne

"El informe de la Organización Mundial de la Salud sobre la relación entre la carne y el cáncer me ha alarmado. Tengo dos hijos, y me gustaría saber qué tipo de carne debo darles y cuánta", nos comenta la madre de un niño de un año.

El informe elaborado por la Agencia para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, iniciales en inglés) encuentra una asociación fuerte entre el consumo de carne procesada (salchichas, embutidos, bacón, etc.) y el riesgo de cáncer de colon y una asociación probable y menos fuerte entre el consumo de carne roja (ternera, vaca, cerdo, cordero) y el riesgo de cáncer de estómago.

En este trabajo, se ha evaluado el consumo elevado, esto es, de raciones de 200 gramos cada día de carne elaborada o roja. No se menciona cómo influye la forma de elaborar la carne roja (solo habla de la parrilla y la barbacoa), ni el tipo de aceite empleado ni el número de veces que se reutiliza.

Este informe no hace más que reafirmar las recomendaciones sobre la dieta saludable que hacen las autoridades sanitarias y los expertos y que consisten en tomar:

  • Cereales, fruta, verdura y hortalizas a diario en cantidad suficiente. 
  • Alrededor de 400 ml de leche o derivados lácteos.
  • Dos raciones diarias de proteínas: carne magra, pescado, huevo o legumbres (una ración equivale a unos 100 gramos de carne, 125 gramos de pescado o un huevo mediano).

Las carnes –y también los pescados y los huevos– son un alimento importante en la dieta de niños y adultos porque aportan proteínas de alto valor biológico, además de fósforo, hierro y vitaminas del grupo B.

Los niños deberían tomar a ser posible carnes blancas, por su menor contenido en grasas, pero no todos los días, sino alternándolas con el pescado, el huevo y las legumbres. 

La forma de cocinar la carne también influye en la salud. No hay que abusar de la carne frita, conviene prepararla con un aceite de calidad, por ejemplo, de oliva virgen, no reutilizado.

Para alimentar bien a los hijos solo hay que usar el sentido común. No hay alimentos buenos y alimentos malos, sino hábitos buenos y hábitos malos. No nos equivocamos si procuramos hacer una dieta variada y comer como se ha comido toda la vida en el lugar donde se ha crecido. Los niños aprenden buenos hábitos muy pronto (aunque tarden en ponerlos en práctica porque de pequeños tienen sus caprichos y sus manías), más por el ejemplo que por el consejo.

La dieta mediterránea: la mejor

En la dieta mediterránea, la carne es una especie de guarnición del plato principal, que es pasta, arroz o legumbres. Solo de forma ocasional es el plato fuerte de una comida. La carne roja se usa como un ingrediente de un guiso y la carne procesada (el embutido) como el relleno de un bocadillo.

Etiquetas: alimentación del bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS