Recetas para niños

Receta de avena horneada con pera: ideal para el desayuno de los niños

Elaborar desayunos saludables y nutritivos para los más peques de la casa es una tarea fundamental, aunque en ocasiones puede no ser fácil. Ahora lo tendrás más sencillo con esta deliciosa receta de avena al horno con pera

Receta de avena horneada con pera
Foto: Istock

La avena se ha vuelto cada vez más popular como desayuno para los niños, debido a su alto valor nutritivo, y a que es una opción muchísimo más saludable que otras opciones hasta ahora más comunes (y poco adecuadas), como podría ser el caso de las galletas.

Podemos hacer nosotros mismos gachas de avena en casa, o incluso disfrutar de una receta de gachas de avena (o porridge) ya preparada. Aún cuando escoger alimentos de buena calidad para los niños no siempre es fácil, ofrecer avena a primera hora de la mañana siempre es un buen comienzo.

La flora intestinal de nuestro hijo se encontrará mejor sustentada, y recibirá muchos de los nutrientes que necesita. Además, le proporcionará energía más lentamente, a lo largo de la mañana, sin generar picos de glucosa como sí ocurre con otras opciones menos recomendadas.

De hecho, contiene fibra, lo que previene el estreñimiento infantil, además de muchas vitaminas y minerales. Incluye betaglucano, una poderosa fibra soluble, que favorece la sensación de saciedad, estimula el crecimiento de la flora intestinal, regula el azúcar en sangre y disminuye los niveles de colesterol. Y contiene más proteínas y grasas que la mayoría de otros cereales. 

Es más, proporciona cantidades verdaderamente interesantes de manganeso, fósforo, magnesio, cobre, hierro, zinc, ácido fólico, vitamina B1 y vitamina B5, además de cantidades algo más pequeñas de potasio, calcio, vitamina B6 y vitamina B3.

También destaca por su alto contenido en antioxidantes y polifenoles, que son unos compuestos vegetales que proporcionan muchos beneficios. En particular, posee un elevado contenido de avenantramida, un grupo de antioxidantes particularmente raro, que, de hecho, encontramos casi de forma exclusiva en la avena.

Aunque existen muchísimas formas disponibles de elaborar avena en casa, lo ideal siempre es preparar el desayuno con anticipación, ya que, si nos levantamos con prisas, tenderemos a no escoger opciones menos saludables.

Esta avena horneada con peras se puede hornear el día anterior, o incluso el fin de semana, y cortarla en porciones individuales con la finalidad de volverla a calentar cuando se vaya a consumir, a lo largo de la semana.

Y lo que es mejor, ¡un toque de canela, vainilla, jengibre, miel y la dulzura natural de las peras hace que esta avena horneada sea tan deliciosa como divertida!

Receta de avena horneada con pera

Receta de avena horneada con pera
Foto: Istock

Ingredientes:

  • 2 tazas de copos de avena
  • ½ taza de leche
  • 2 huevos
  • 1 pera grande
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • ½ cucharadita de jengibre molido
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 2 cucharadas de miel

Elaboración:

Comenzamos precalentando el horno a 200 ºC. Rociamos un molde de 22 centímetros para hornear con un poco de aceite en aerosol.

En un tazón grande, combinamos la avena con el jengibre y la canela. En otro recipiente, combinamos los huevos, la leche, la miel y la vainilla. Incorporamos la mezcla de avena a los ingredientes húmedos, y después de mezclarlo muy bien, lo vertemos en el molde que hemos preparado anteriormente.

Lavamos la pera y la cortamos en rodajas finas. Seguidamente, cubrimos la mezcla de avena con las rodajas de pera.

Introducimos en el horno y horneamos durante 20 a 25 minutos. Pasado el tiempo, retiramos del horno y dejamos enfriar muy bien antes de introducir en la nevera o cortarla en porciones.

Para consumirla simplemente puedes calentar la avena en el microondas y acompañarla con un poco de fruta, nueces o yogur griego. Se convertirá en un desayuno o en una merienda muchísimo más completa.

Algunas variaciones interesantes

Aunque las peras son ideales en esta receta porque tienen un mayor contenido de fibra, si no te gustan puedes cubrir la avena con manzanas cortadas en rodajas finas.

Si prefieres una versión sin leche, puedes optar por alguna de tus bebidas vegetales favoritas, como la leche de almendras, la leche de avena o la leche de soja. También puedes usar sirope de ágave en lugar de miel.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo