Alimentación saludable

¿Sabes cómo lograr que tus hijos coman sano en casa?

Consejos para favorecer hábitos alimenticios saludables en nuestros hogares coincidiendo con el Día Mundial de la Alimentación.

Conseguir una alimentación sana y unos hábitos alimentarios saludables en los más pequeños requiere de una concienciación al respecto por parte de los padres, sobre todo cuando los niños comen en casa. 

Para obtenerlo y coincidiendo con el Día Mundial de la Alimentación, celebrado cada año el 16 de octubre, Kaiku ha elaborado una serie de consejos, cuyo objetivo es que los padres sepan cómo fomentar esa alimentación saludable en sus hijos sin que los más pequeños asocien buena alimentación con las palabras 'rollo' o 'aburrimiento'.

Engañar a la vista

Hay ciertos colores, como el verde, y olores, como el del pescado, que son grandes enemigos de los más pequeños, y hacen más difícil que éstos prueben una larga lista de alimentos. Una buena forma para conseguir que los niños coman de todo es ‘esconder’ estos alimentos a la hora de cocinarlos y prepararlos o ‘disfrazarlos’ por ejemplo con salsas ligeras. Así, una bechamel puede ser un aliado indiscutible para cubrir brotes de brócoli o coliflor, al igual que una hamburguesa puede ser el 'marco perfecto' en el que encuadrar un buen filete de pescado o legumbres.

Golosinas saludables

Comer chuches va ligado a ser niño y a la época de la infancia. Sin embargo, esas chuches no debieran ser parte de su alimentación, salvo en muy contadas ocasiones y coincidiendo, por ejemplo, con celebraciones especiales. Justo lo contrario de lo que ha de suceder con las frutas. De ahí que sea tan importante aficionar a los más pequeños a que las vean como una golosina perfecta antes de comer o como una buena opción de merienda a media tarde. De hecho, frutas como la manzana son muy buenas para evitar tentaciones antes de la comida gracias a su efecto saciante.

No cocines el doble

Aunque muchos padres suelen hacerlo, es un error cocinar dos o más cosas para una misma comida: pon punto y final a esa práctica de eleborar algo para los adultos y otra cosa diferente para los niños. ¿Por qué? Porque de esa forma los pequeños se acostumbran a comer platos hechos única y exclusivamente para ellos. Para que desde la más tierna infancia se acostumbren a la comida de adultos lo mejor es preparar varios platos y ponerlos en el centro de la mesa. Así cada uno elige lo que más le apetece comer sin obligaciones ni limitaciones.

Hacerles sentirse partícipe de la cocina

Implicarles en el universo de la cocina es todo un acierto para que desde bien pequeños sepan el origen de los alimentos y las diferentes opciones que tiene para prepararlos. Animarlos a que ayuden a cocinar y por supuesto a recoger la cocina una vez se haya terminado de elaborar el plato les hará ser más conscientes de lo que comen y cómo lo comen, más valientes a la hora de probar nuevos platos o alimentos, y más organizados en su tareas desde el inicio hasta el final.

Continúa leyendo