¡A merendar!

Trucos para preparar un buen bocadillo

4 minutos

De queso, de chorizo, de jamón, de chocolate…. ¿de qué le hago un bocadillo saludable?

También te puede interesar: Diez trucos para cocinar de forma saludable
bocadillo

Comparados con los productos industriales y procesados que invaden las mochilas de nuestros hijos (bollería, batidos envasados, bolsas de patatas etc.), los bocatas caseros de jamón, queso o salchichón son una merienda mucho más recomendable, aunque con algunos matices.

Los procesados cárnicos que se venden envasados en el supermercado (jamón york, mortadela, salchichón, etc.) deberían consumirse como algo excepcional y no a diario. No tenemos más que consultar de qué están hechos para convencernos. “La lista de ingredientes ofrece un acercamiento a las verdaderas características del producto, pues en ella verá si está hecho al estilo tradicional o si abusa de los compuestos tecnológicos: fosfatos para retener agua, nitritos para dar un vivo color, glutamatos para conseguir un sabroso sabor, almidón, proteínas de soja y de leche para engordar el producto...”, nos advierte la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

La OCU también nos recuerda que, “cuanto mayor sea la presencia de carne magra (y menos grasa y sustancias añadidas tenga), mayor será la calidad del producto”. Por eso, en cuanto a valor nutritivo, no es lo mismo comerse un bocadillo de jamón de bellota que uno de jamón procesado. Lo segundo debería ser algo muy ocasional.

Si decidimos reducir el empleo de procesados cárnicos o fiambres industriales, las posibilidades son muchas, según nos asegura Carlos Casabona, pediatra del Área de Salud de Cristina de Aro, en Girona y autor del libro Tú eliges lo que comes… y cuanto tendrás que moverte para gastarlo (Carlos Casabona. Girona, 2014) y del blog tueligesloquecomes.

  • Untar una rebanada de pan con humus (crema de garbanzos, y aceite de oliva o de sésamo, muy nutritiva) o con paté vegetal (el de aceitunas, por ejemplo, puede comprarse preparado en algunos grandes supermercados).
  • Rellenar el pan con tomate, lechuga, pimientos y huevo duro; con pavo o pollo finamente no procesado; con queso bajo en materia grasa y con guacamole (el aguacate es muy nutritivo, sobre todo, mezclado con aceite de oliva y tomate natural),
  • Rellenar el pan con dos cuadraditos de chocolate negro.
  • Rellenar el pan con pescados en conserva (bonito) o ahumados (salmón).

Si queremos que el pan esté más sabroso, podemos enjuagarlo con aceite, a ser posible virgen extr o una combinación de tomate fresco y aceite (el tradicional pan tumaca). Estas opciones son más saludables que la mantequilla.

Con pan integral

Las vitaminas y minerales que tenga un bocadillo dependerán en gran medida de que el pan sea integral. La razón es sencilla: la harina del pan blanco pierde sus propiedades nutritivas al refinarse. En el procesado se desechan la cascarilla, que es rica en fibra, vitamina B y hierro, y el germen, que contiene ácidos grasos esenciales, vitaminas E y B y minerales como el magnesio, zinc, potasio y manganeso.

Tampoco conviene recurrir por sistema al pan industrial de molde, demasiado popular entre los niños, pues es fácil de partir y masticar para los más pequeños. “Aunque sea blandito y se mantiene “sospechosamente” bien muchos días, no es tan aconsejable por no favorecer la masticación y el desarrollo de encías y maxilares. Además, incluye grasas saturadas, lleva azúcar añadido y conservantes”, señala el doctor Carlos Casabona. “Es preferible el pan blanco de barra de un horno de confianza que el pan industrial de molde”, añade el experto.

Por último, los bocadillos, por muy buenos que estén, no deberían hacerle la competencia a la recomendación de consumir, al menos, cinco frutas y verduras al día. Por eso, si el niño no suele comer las suficientes frutas o verduras con la comida ni con la cena, podríamos plantearnos acostumbrarle a saciar su hambre con un plátano, mandarina, manzana, zanahoria, etc... a media mañana o para merendar.

Etiquetas: alimentación niños, bocadillos para niños, merienda, nutrición infantil

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS