Salud en familia

Tus hábitos de hoy tienen consecuencias en tu salud y la de tu familia

A lo mejor no eres consciente pero tu modo de vida puede aumentar tu predisposición a sufrir determinados problemas de salud.

Tus hábitos tienen consecuencias en tu salud y la de tu familia

Si en tu casa sois más de festejar las celebraciones con comida rápida o basura en lugar de con comidas saludables y caseras; si tampoco sois una familia especialmente activa sino que vuestros planes son más de peli en el sofá y palomitas… Puede que, sin saberlo, estéis poniendo en riesgo vuestra salud.

La alimentación y el ejercicio físico son el binomio fundamental de una salud adecuada. Seguir unos hábitos alimentarios inadecuados junto con un estilo de vida sedentario son los principales causantes de la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles como problemas cardiovasculares, de tensión o diabetes, entre otras.

Si bien es cierto que nuestros hijos, y sus cuerpos, son jóvenes y los problemas anteriormente nombrados se desarrollan en edades mayores, hay que tener en cuenta que como les eduquemos hoy será como serán de adultos y que, si les acostumbramos a este estilo de vida, estaremos criando a mayores sedentarios y con una alimentación deficiente en multitud de nutrientes y salud.

Además la alimentación inadecuada y la falta de ejercicio físico acarrean también, y esta vez sí a corto plazo, problemas de sobrepeso y obesidad en la familia, uno de los problemas que nos afecta en mayor medida a la sociedad española, y se debe en gran medida a la falta de mantenimiento en estas buenas maneras. ¿La buena noticia? Que todas estas enfermedades se pueden prevenir si actuamos a tiempo.

Según los expertos, mantener unos hábitos saludables nos ayudará a no poner en riesgo ni nuestra salud ni la de nuestra familia de forma prematura. La primera de sus recomendaciones es obvia: una alimentación sana y equilibrada en la que sean incluidos todo tipo de alimentos aunque hay que cuidar el consumo de grasas –que debe ser un 30% del valor energético total ingerido y no más-, y en la que ampliemos el de pescado, frutas, verduras y legumbres.

El ejercicio, como no nos cansamos de recordar, es fundamental, por lo que se recomienda hacer deporte de manera habitual. Debemos recordar que las necesidades de ejercicio físico entre los niños y los adultos son diferentes y hay que tenerlo en cuenta a la hora de elegir deporte. La Organización Mundial de la Salud recomienda que los niños realicen ejercicio de intensidad moderada al menos 60 minutos diarios. Además, aconseja que esta actividad sea de tipo aeróbico y que se incorporen, tres veces en semana, actividades vigorosas que refuercen músculos y huesos, principalmente. Para los papás las recomendaciones son distintas: 2 horas y media de actividad física moderada a la semana, es decir, 30 minutos al día durante los días laborables son suficientes para mantener una salud adecuada.

No abusar de sustancias tóxicas, como alcohol y tabaco, mantener unas buenas pautas de descanso y sueño, además de unas normas básicas de higiene, son algunas de las recomendaciones que también nos dan los expertos. Todos estos hábitos deben ser inculcados a los más pequeños desde el principio, para que los adquieran e incluyan en su vida de manera natural cuando sean mayores.

CONTINÚA LEYENDO