Vuelta al cole: intolerancias alimentarias bajo control

La vuelta al cole siempre llega cada año con alguna que otra dosis de nerviosismo, ilusión, en algún que otro caso un poco de ansiedad y en la mayoría se necesita un pequeño tiempo de adaptación, tanto para los padres como para los peques. Sin embargo, los padres de niños con intolerancias alimentarias también pueden afrontar esta etapa con un cierto "miedo" o preocupación por la salud de sus hijos, sobre todo si comen en el centro escolar. Te damos unos sencillos consejos para acabar con esos miedos.

La vuelta al cole no son solo los preparativos escolares, también significa planificar los menús semanales y llenar la nevera para asegurarse de que los más pequeños afrontan la vuelta a las aulas con la mejor alimentación.

Esta vuelta a la rutina se complica más en los hogares con niños con intolerancias y alergias alimentarias. Y es que cada año aumenta un 2% el número de niños con alergias entre ellas las alimentarias, lo que supone adaptar las dietas según el tipo de alergia o intolerancia del que se trate: gluten, huevo, fructosa, lactosa, etc.

Ser intolerante o alérgico no es fácil para la dieta diaria, pero tampoco para el bolsillo. La diferencia de precios entre los productos para intolerantes o alérgicos es muy notoria, dificultando más la vuelta para el bolsillo de estas familias, aunque cada vez haya más espacios en los supermercados destinados a productos aptos para celiacos, sin lactosa, etc.  

Los dietistas-nutricionistas de Smartfooding, la tienda online de nutrición especializada, nos dan una serie de consejos para organizar la compra con niños con necesidades alimentarias especiales:

- Planifica los menús semanales con antelación, así sabrás qué necesitas comprar y en qué cantidades. Intenta balancear la dieta del niño incluyendo en la cena aquellos alimentos y nutrientes que no están en el menú del comedor escolar.

- Haz una lista de la compra concentrándote principalmente en los productos más sanos y básicos para la dieta de los niños, no te dejes llevar por la “compra compulsiva”. Los productos superfluos, como galletas, cereales, batidos, etc. suelen ser los más inapropiados para los pequeños con alergias.

- Compra “on-line” para comprar y beber “sin”, sin arruinarse. Como Smartfooding, ya existen supermercados online que cubren todos los tipos de intolerancias y alergias, por lo que no tendrás que desplazarte por varias tiendas para llenar la cesta de la compra. Ahorrarás tiempo y dinero.

En el cole

  • Una buena idea es pedir una reunión con el tutor antes del inicio del curso e infórmale de las  intolerancias o alergias específicas que tiene tu hijo. Entrégale una lista con los alimentos a evitar así como los prohibidos o permitidos.
  • Asegúrate de que el centro escolar cumple las pautas del menú sin alérgenos, pide que te enseñen los ingredientes de los platos semanales para verificar que todos son aptos para tu hijo.
  • Si en clase se reparte alguna golosina, el niño celíaco solo podrá tomarlas si son sin gluten. Puedes entregar al profesor alguna bolsa con caramelos sin gluten o bajos en azúcar para que la tengan en clase y prever estas situaciones.
  • Si es necesario, puedes coser en la  mochila del niño una etiqueta con toda la información alimentaria así como grupo sanguíneo de tu hijo para que el personal del centro lo pueda consultar en cualquier momento.

Como decíamos antes, afortunadamente cada vez hay más productos aptos para las personas con alergias alimentarias, incluyendo galletas y cereales, alimentos muy atractivos y populares entre los niños. En la web de Smartfooding, por ejemplo, pueden encontrarse muchos de estos productos, como por ejemplo galletas de chocolate sin azúcar, pasta sin gluten, muesli sin gluten de avena y frutos del bosque, etc.

Cuidar la dieta de nuestros hijos y concienciarles de sus necesidades nutricionales especiales, en el caso de tenerlas, es fundamental para evitar problemas de salud. 

Artículo escrito por Ricard Carreras, dietista-nutricionista de Smartfooding. 

Continúa leyendo