Receta de buñuelos rellenos

Buñuelos rellenos: manzana, plátano y chocolate

Los buñuelos son bolitas de masa elaborada con harina, levadura, huevos y leche que suelen servirse rellenos, tanto de dulce como de salado. Esta elaboración, tan característica de la gastronomía española, está estrechamente relacionada con festividades tradicionales como son el Carnaval, el Día de Todos los Santos o las Fallas en el caso de Valencia.

Ingredientes:

  • 2 manzanas
  • 2 plátanos
  • ½ tabla de chocolate
  • 1kg de harina
  • 80gr de azúcar
  • 250 mantequilla reblandecida
  • 1 cucharadita de sal
  • 4 huevos
  • 250ml de leche
  • 50gr de levadura fresca Levital

Categoría

Postres

Ingrediente Principal

Harina

Paso a Paso:

  1. Comenzaremos pelando y cortando las piezas de fruta en rodajas. Rehogamos la fruta en una sartén con el azúcar y los 40gr de mantequilla.
  2. En un bol, mezclamos la harina, el azúcar y la sal. A continuación, añadimos los huevos, la mantequilla reblandecida, la leche tibia y la levadura desmenuzada.
  3. Una vez estén todos los ingredientes en el bol, comenzamos a amasar con nuestras manos. El objetivo es conseguir una masa lisa y ligeramente elástica.
  4. Una vez nuestra masa esté lista, le damos forma bola y dejamos reposar en un bol, cubierto con un paño, aproximadamente durante 1 hora en un lugar templado.
  5. Cuando la masa haya duplicado su volumen, la amasamos con la ayuda de un rodillo hasta dejar un grosor de unos 4mm. Cuando lo tengamos, cortamos discos de 7 El número de discos debe ser siempre par.
  6. Es el momento de colocar los rellenos. ¿Cómo? Vamos a ir distribuyendo las rodajas de fruta por los discos para ir cubriéndolos con la otra mitad. En el caso de los buñuelos de chocolate, haremos bolitas con los discos y los rellenaremos con chocolate fundido después de freírlos. También podemos colocar el chocolate dentro con la masa bien cerrada para freírla. Cuando tengamos preparados todos los buñuelos, los dejamos reposar unos 40 minutos.
  7. ¡Toca freír los buñuelos! Lo ideal es que el aceite esté en torno a los 180-190ºC por lo que mientras que los freímos tenemos que tener especial cuidado con los más pequeños.
  8. Una vez fríos se pueden rebozar con azúcar grano o espolvorear con azúcar glas.

El origen de los buñuelos

También te puede interesar:

Tradicionalmente reciben el nombre de buñuelos de viento debido a su ligereza característica, ya que cuentan con burbujas de aire dentro. Pueden rellenarse de patata, de boniato, de queso o de bacalao. Éstos últimos suelen prepararse en Semana Santa. Pero, como hemos dicho anteriormente, los buñuelos también pueden rellenarse de dulce. De hecho, son uno de los dulces más comunes en las diferentes fiestas regionales repartidas por toda España.

Hay diversas versiones sobre el origen real de la palabra que da nombre a estos típicos y ricos dulces. La primera de ellas es que procede de ''puñuelo'', una mezcla en forma de bola que los romanos amasaban antiguamente con los puños para después freirla. Otra de las interpretaciones es que su procedencia se encuentra en el vocablo francés ''beignet'', de significado "bulto".

Se dice que los buñuelos de viento nacieron sobre el año 1090 en Almogía, un pequeño municipio situado en Málaga. La historia cuenta que en el año 1090 la fortaleza de la ciudad se cerró por orden del rey sevillano Mohamed ben Abad Al Motamid, dejando sin leña y demás víveres a los lugareños. Empujado por esta escasez de recursos, Abdelaziz ben Drisi, un panadero reconocido en la villa logró fabricar una masa a partir de agua, harina y mantequilla. Consiguió freír esta mezcla metiéndola en los calderos de aceite hirviendo que se encontraban a lo alto del castillo y que utilizaban para arrojar a los enemigos que pretendían asaltar la ciudad. Esta fue la original creación de esta receta de origen árabe: los conocidos buñuelos de viento.

Receta elaborada por los cocineros expertos de Levital.

Continúa leyendo nuestras recetas...